Fortaleciendo la industria avícola como escudo contra el contrabando

El rol vital de los pequeños productores en Guatemala.

El contrabando es una amenaza constante para la economía de muchos países y Guatemala no es la excepción. La infiltración de productos ilegales a través de las fronteras no solo socava la economía nacional, sino que también afecta directamente a sectores clave, como la industria avícola. Ante este desafío, se vuelve crucial fortalecer la producción interna, sobre todo entre los pequeños productores avícolas, para no solo asegurar el suministro de alimentos de calidad, sino también como una medida efectiva de prevención contra el contrabando.

El impacto del contrabando en la industria avícola

El contrabando de productos avícolas es un problema que afecta significativamente a la industria del país, el cual se estima que es un 20% del consumo nacional, con el ingreso de más de cinco millones de huevos y más de trescientos mil pollos semanales por los accesos no controlados del país. La entrada de productos avícolas ilegales al mercado no solo genera una competencia desleal para los productores locales, sino que también socava la seguridad alimentaria y la calidad de los productos disponibles para los consumidores. Además, el contrabando reduce los ingresos fiscales del Gobierno, lo que dificulta la inversión en infraestructura y programas de apoyo para la industria avícola.

El contrabando de productos avícolas es un problema que afecta significativamente a la industria del país”.

Una oportunidad para la economía a nivel territorial

Los pequeños productores avícolas desempeñan un papel esencial en la economía y la seguridad alimentaria de Guatemala. Su capacidad para adaptarse rápidamente a las demandas del mercado local, su enfoque en la calidad de los productos y su conexión directa con las comunidades hacen que sean una pieza fundamental para contrarrestar los efectos del contrabando. Desde la Comisión de Defensa del Comercio Formal (CODECOF) de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), en la búsqueda de mecanismos y acciones que promuevan el comercio formal, se plantea fortalecer a los pequeños emprendedores locales, generando concientización y sensibilización para las comunidades y la identificación de estos productores como un proveedor interno y con productos de buena calidad.

Algunas de las acciones clave que se pueden promover son:

  • Incentivos y apoyo financiero: el gobierno y las entidades relevantes deben implementar incentivos financieros y programas de apoyo para los pequeños productores avícolas. Estos pueden incluir acceso a créditos a tasas preferenciales y capacitación técnica para mejorar la eficiencia de la producción.
  • Fortalecimiento de la cadena de suministro: fomentar la colaboración entre los productores pequeños, las empresas de procesamiento y las redes de distribución puede ayudar a consolidar la cadena de suministro local. Esto permitirá una distribución más eficiente y reducirá la dependencia de productos importados, disminuyendo la vulnerabilidad al contrabando.
  • Promoción del consumo local: campañas de concientización dirigidas a los consumidores pueden resaltar la importancia de elegir productos avícolas locales. Mostrar los beneficios de apoyar a los productores locales, como la frescura y la trazabilidad de los productos, puede aumentar la demanda y, por lo tanto, la producción local.

Una industria avícola sólida reduce la dependencia de productos importados y la competencia desleal generada por el contrabando”.

Resultados y beneficios

El fortalecimiento de la industria avícola, a través del apoyo a los pequeños productores, no solo tiene un impacto positivo en la economía local y nacional, sino que también actúa como una barrera efectiva contra el contrabando. Una industria avícola sólida reduce la dependencia de productos importados y la competencia desleal generada por el contrabando. Además, el enfoque en la calidad y la seguridad alimentaria mejora la confianza de los consumidores en los productos locales.

La lucha contra el contrabando y la protección de la industria avícola en Guatemala dependen en gran medida del fortalecimiento de los pequeños productores avícolas. Estos actores clave no solo contribuyen al desarrollo económico, sino que también juegan un papel esencial en la garantía de la seguridad alimentaria y la calidad de los productos para los consumidores. El apoyo gubernamental y la conciencia pública son esenciales para asegurar que la industria avícola siga siendo una fuente confiable de alimentos y un escudo contra el contrabando.

Por: Muriel Ramírez | Coordinadora Técnica – Ejecutiva de la Comisión de Defensa del Comercio Formal (CODECOF) de Cámara de Industria de Guatemala (CIG)

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: [email protected]

facebook linkedin