Medir el impacto del comercio ilícito

La Comisión de Defensa del Comercio Formal (Codecof), trabaja para ser reconocido como un referente a nivel nacional y regional en el análisis de la información sobre el impacto del comercio ilícito, para generar e implementar procesos de prevención y combate de este delito.

Ante esto, uno de los primeros pasos a definir es establecer una metodología valida que refleje el comportamiento real del contrabando, defraudación aduanera, falsificación, y piratería.

Por estas razones, existe un creciente interés por estimar la magnitud de estas y otras actividades ilegales, generadoras de producción e ingresos para algunos, sin tomar en cuenta las repercusiones directas en la salud de los consumidores e indirectas como la falta de ingresos al Estado en relación a los impuestos que se dejan de percibir.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ESTE TEMA?

Basados en los ejes de trabajo de Cámara de Industria de Guatemala (CIG) y en el fin de los asociados, la búsqueda anhelada es la construcción de una Guatemala donde se respete y se haga efectivo el cumplimiento de la ley, y se fomente una cultura de formalización para una sana y libre competencia.

El comercio ilícito provoca distorsiones en el mercado interno, generando competencia desleal en la venta de productos a precios muy bajos, en comparación con aquellos que cumplen con todos los requisitos legales, fiscales, sanitarios y ambientales.

Desde la participación de la Codecof en el Consejo Interinstitucional contra el Contrabando y Defraudación Aduaneros (Coincon) se ha manifestado la importancia de la información, ese recurso que contribuye a las acciones interinstitucionales para la generación de resultados en la lucha contra estos flagelos.

Ahora bien, para llegar a producir datos es importante que cada una de las instituciones reconozcan la importancia que cada número, monto, proceso, debe ser registrado, de tal forma que genere el dato necesario para entender si los resultados son de éxito o son el camino a establecer nuevas acciones.

El primer ejercicio será la clave, el tener acceso a ese tipo de información servirá para identificar los campos de oportunidad para que, a nivel nacional y regional, se pueda medir el impacto de las acciones para contrarrestar el comercio ilícito.

Estos son datos que deben ser de acceso público, para identificar regiones donde más prolifera el contrabando, mercancías más susceptibles de este flagelo y el monto que esto representa en impuestos.

Por lo tanto, es de suma importancia formar esas alianzas público-privadas que permitan, dejar por un lado las variantes que generan un estimado, y tener un dato real, concreto y medible que responda a la transparencia dentro de los procesos a realizar por cada una de las instituciones que tienen el mandato de contrarrestar el comercio ilícito.

Muriel Ramírez
Coordinadora técnica Comisión de Defensa de Comercio Formal de CIG
[email protected]