15 años del DR-CAFTA: logros y retos

El Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-CAFTA) es el instrumento jurídico que tiene como objetivo el fomento y diversificación de la economía de los involucrados.

La estructura del TLC se diseñó para cumplir con la eliminación de barreras no arancelarias, liberalización comercial, reglas y procedimientos aduaneros uniformes, diversificación de la oferta de servicios, impulso del flujo de inversiones, protección de la propiedad intelectual y de la relevancia ambiental, entre otros.

El acuerdo se negoció entre enero 2003 y enero 2004, se firmó en agosto 2004.

En el caso de Guatemala, el acuerdo entró en vigor el 1 de julio 2006, cuando lo aprobó el Congreso de la República. El instrumento se preveía como uno de los más importantes de la región gracias a la relevancia de Estados Unidos como socio comercial, siendo el principal destino de las exportaciones guatemaltecas y el principal origen de las importaciones.

El DR-CAFTA (por sus siglas en inglés), es un acuerdo comercial de aplicación multilateral, lo que significa que todos los países firmantes pueden gozar de los beneficios negociados y comerciar entre sí. Además, fue el primer instrumento comercial que Estados Unidos negoció con un grupo de países, ya que todos los acuerdos negociados previamente fueron de carácter bilateral.

A raíz de este acuerdo, el comercio exterior con Estados Unidos se ha visto beneficiado.

  • 24.9% ha crecido el valor de las exportaciones de Guatemala hacia Estados Unidos, entre 2006 y 2020: $2 mil 783.2 millones, se exportaron en 2006 $3 mil 475.9 millones, la cifra ascendió para 2020
  • 53% aumentaron las importaciones desde Estados Unidos, entre 2006 y 2020: $4 mil 115.1 millones, se importaron en 2006 $6 mil 275.9 millones, en importaciones para 2020.

Par te de las metas de la implementación del acuerdo fue el establecimiento de obligaciones y derechos que incentivarán la transaccionalidad entre los actores en el largo plazo.

Estados Unidos ha sido el principal inversor en Guatemala, con un total de $3 mil 242.4 millones entre 2008 y 2020, representando el 24% del total de las inversiones recibidas durante ese período.

RETOS

Sin embargo, a pesar de lo positivo que se ha logrado y lo que se está ejecutando, es importante reflexionar sobre los retos pendientes y adversidades que se deben superar. Dentro de los retos a nivel macro se pueden resaltar, entre otros:

  • La imperiosa necesidad de reducir los índices de migración irregular desde Guatemala hacia Estados Unidos. ¿Cómo? La generación de más y mejores empleos a través de inversiones que modernicen y diversifiquen la producción nacional, con el fin de ofrecer mejores condiciones en la economía guatemalteca, es la solución idónea a una de las principales causas de la migración.

Las relaciones bilaterales, en materia de comercio entre Guatemala y Estados Unidos, se encuentran en un momento que presenta oportunidades que no se pueden desaprovechar.

El sector productivo formal guatemalteco debe tomar el liderazgo en la búsqueda de esas oportunidades, velar por la ejecución de las estrategias y planes de desarrollo para reactivar la economía y apoyar en la solución de los problemas del país.

Walter Bran / Coordinador
Inteligencia Estratégica CIG
[email protected]