CoyunturaFortificación de alimentos, una oportunidad para combatir las deficiencias nutricionales

La fortificación de alimentos con micronutrientes se describe como la adición de nutrientes esenciales según el Codex Alimentarius (1). Es una intervención costo efectiva ampliamente utilizada para abordar problemas de salud pública, dentro de los cuales se contempla al hambre oculta, una de las vertientes de la triple carga de la malnutrición que resulta de la privación o ingesta inadecuada de nutrientes. (2) Adicionalmente, la fortificación de alimentos, junto con la modificación genética, la biofortificación y las tecnologías de procesamiento son tendencias que van en aumento por su aplicación en la visión que se tiene para la alimentación del futuro.

La fortificación impulsada por el mercado es descrita en las guías para la fortificación de alimentos con micronutrientes de OMS/FAO (3), y se refiere a aquella que el fabricante voluntariamente lleva a cabo, mediante la adición de nutrientes a sus productos. Es una oportunidad para contribuir al problema de la ingesta inadecuada de micronutrientes y si bien la fortificación con micronutrientes se ha realizado comúnmente en alimentos básicos, se han identificado otros productos alimenticios con potencial para ser vehículos de fortificación debido a su alta disponibilidad en el mercado y porque son consumidos por los diferentes grupos socioeconómicos.

Por ejemplo, en los países de África Central y Occidental se reporta una prevalencia generalizada de deficiencia de hierro, la cual sucede por un aporte que no es suficiente para cubrir los requerimientos del organismo y cuyas principales causas son una baja ingesta de hierro en la dieta, la biodisponibilidad del nutriente y el estado nutricional de la persona (4). En esta región, un estudio reveló que los patrones alimenticios comprenden la costumbre de dar sabor a las comidas utilizando condimentos, por ende, los cubos de caldo fortificado representaron un vehículo de fortificación con el potencial de contribuir a la reducción de dicha deficiencia. La innovación ha permitido, a través de múltiples estudios, determinar la biodisponibilidad del nutriente fortificante, la estabilidad del producto y el análisis de características sensoriales, entre otros factores que han hecho posible la adición de hierro a este alimento en particular. (5)

India es otro país que se ve gravemente afectado por el hambre oculta. Un estudio realizado en 2018, reportó una tasa de desnutrición infantil del 40%, para lo que el aceite para cocinar, ingrediente de uso universal, al ser adicionado con vitaminas esenciales, A y D, significó una oportunidad a la que tendrían acceso los hogares de ingresos bajos y medios. Esta iniciativa de fortificación voluntaria contó con el apoyo de la Autoridad de Normas y Seguridad Alimentaria de la India y a través de campañas educativas para el consumidor y los distribuidores comerciales ha sido una propuesta de valor que se suma a los esfuerzos de la batalla contra la malnutrición. (6)

La innovación ha permitido, a través de múltiples estudios, determinar la biodisponibilidad del nutriente fortificante, la estabilidad del producto y el análisis de características sensoriales.

Ejemplo del éxito de tal fortificación es la disminución significativa de deficiencia de vitamina A en niños de 10 a 19 años de la región de Rajastán India, donde el aceite para cocinar ha sido fortificado desde el 2011. (7)

En América Latina y el Caribe también se han documentado ingestas bajas de vitamina D. En México una encuesta infantil evidenció que a nivel nacional hay presencia de deficiencia de este nutriente. En Guatemala presenta un consumo bajo de vitamina D y de ácidos grasos esenciales como omega 3 (8), ambos nutrientes no están contemplados entre los programas de fortificación vigentes, los cuales incluyen la fortificación de azúcar con vitamina A, la fortificación de sal con yodo y flúor y la fortificación de harina de trigo con hierro, ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina. (9)

La fortificación de alimentos debe estar acompañada de educación nutricional poblacional para que los consumidores de alimentos fortificados obtengan mayores beneficios.

Las deficiencias de nutrientes impactan la capacidad de trabajo y aprendizaje de la persona, comprometen el desarrollo psicomotor y disminuyen la resistencia a infecciones, por mencionar algunas de sus consecuencias. Es por ello que un punto en común concluyente de los estudios revisados es el llamado a continuar fortaleciendo el trabajo entre sector público y privado para promover estrategias de fortificación de alimentos que sumen a los esfuerzos por reducir y eliminar este problema de salud pública. (10)

Por: Comité de Asuntos Científicos y Nutricionales de la Gremial de Alimentos y Bebidas (GREMAB)


  1. Alimentarius, C. (s.f.). Principios Generales para la Adición de Nutrientes Esenciales a los Alimentos. CAC/GL 9-1987. Obtenido de https://www.fao.org/fao-who-codexalimentarius/sh-proxy/es/?lnk=1&url=https%253A%252F%252Fworkspace.fao.org%252Fsites%252Fcodex%252FStandards%252FCXG%2B9-1987%252FCXG_009s_2015.pdf
  2. (2019). The State of the world’s children 2019: Children, food and nutrition. Growing well in a changing world. Obtenido de https://www.unicef.org/media/60806/file/SOWC-2019.pdf
  3. OMS/FAO. (2017). Guías para la fortificación de alimentos con micronutrientes.
  4. Boccio, J., Paez, M., M, Zubillaga, Salgueiro, J., Goldman, C., . . . Weill, R. (s.f.). Causas y consecuencias de la deficiencia de hierro sobre la salud humana. Obtenido de http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222004000200005
  5. Klassen-Wigger, P., Geraets, M., Messier, M., Detzel, P., Lenoble, H., & Barclay, D. (2018). Micronutrient Fortification of Bouillon Cubes in Central and West Africa. doi:https://doi.org/10.1016/B978-0-12-802861-2.00039-0
  6. Chaudhry, S. A. (2018). Business Considerations for Food Fortification: Cargill India Experience With Oil Fortification. Obtenido de https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780128028612000389
  7. FSSAI mulling making fortification of edible oil with vitamins A, D mandatory. (2020). Obtenido de https://economictimes.indiatimes.com/news/economy/policy/fssai-mulling-making-fortification-of-edible-oil-with-vitamins-a-d-mandatory/articleshow/78333515.cms?from=mdr
  8. Ruiz, M., & Solomons, N. W. (Marzo de 2019). A Vision for Nutritional Research for the Latin American Region. doi:https://doi.org/10.1177/0379572119832780
  9. CONAFOR, & INCAP. (2016). Fortificación de alimentos: coberturas, impactos en salud y desafíos para mantener los logros. Obtenido de https://www.fantaproject.org/sites/default/files/Barbales-Martinez-ppt-feb2016.pdf
  10. Bonilla, A., & Escuela de Tecnología de Alimentos, U. d. (2016). Fortificación de alimentos en Centroamérica y el Caribe. Obtenido de https://ilsimesoamerica.org/wp-content/uploads/sites/14/2016/08/Monograf%C3%ADa-Fortificaci%C3%B3n-de-alimentos-para-Centroam%C3%A9rica-y-el-Caribe.pdf

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin