Huella económica de la industria de alimentos y bebidas en Centroamérica y República Dominicana

En 2022, el comercio de alimentos y bebidas en Centroamérica mostró tendencias y dinámicas significativas, ya que las exportaciones alcanzaron los US $7,469.8 millones, lo que se tradujo en un incremento del 17.4%, respecto al año previo.

El 57% de las exportaciones se destinó al consumo de hogares y su principal producto fueron los “Productos cárnicos” con el 21.6% de participación. Por su parte, las exportaciones destinadas a la industria representaron el 43% del total y estuvieron encabezadas por “Grasas y aceites comestibles”, que tuvieron una participación de 67.7% del total para este destino.

Las exportaciones intrarregionales sumaron US $2,419.7 millones en 2022, representando un incremento del 15% respecto al año anterior. Las extrarregionales, por otro lado, ascendieron a US $5,050.2 millones, con un crecimiento del 18.5%, en comparación con 2021. Estos datos evidenciaron una tendencia hacia los mercados extrarregionales, representando una proporción significativamente mayor del total (67.6%).

Centroamérica registró importaciones de alimentos y bebidas valoradas en US $7,778.9 millones en 2022, mostrando un aumento significativo desde 2017 y una tasa de crecimiento anual del 9.5% durante dicho periodo. Guatemala casi duplicó sus importaciones en estos cinco años, reflejando una tasa de crecimiento del 22.2% en 2022.

En 2022, el comercio de alimentos y bebidas en Centroamérica mostró tendencias y dinámicas significativas”.

Las importaciones estuvieron predominantemente orientadas al consumo de los hogares, representando un 72.7% del total. “Cereales” y “Grasas y aceites comestibles” estuvieron entre los principales productos importados, dirigidos tanto al consumo doméstico como a la industria.

El 32.9% de las importaciones fueron intrarregionales en 2022. Sin embargo, la Unión Europea emergió como el principal proveedor extrarregional, especialmente para países como Honduras, Costa Rica y Panamá. Estados Unidos también desempeñó un papel crucial como socio comercial para Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Respecto a la contribución de las exportaciones de alimentos y bebidas al Producto Interno Bruto (PIB) en los países de la región, Nicaragua destacó con un 8%, subrayando la relevancia de este sector en su estructura económica. Le siguen Honduras con 3.3%, Guatemala con 2.9%, El Salvador con 2.4% y Costa Rica con 2.2%, evidenciando una influencia moderada de este sector en estos países. En términos generales, la media centroamericana se encuentra en el 2.4%. En contraste, las exportaciones de Panamá presentaron una participación marginal de 0.21% respecto a su PIB.

Guatemala destacó por haber duplicado sus importaciones en estos cinco años y por alcanzar una tasa de crecimiento del 22.2% en 2022”.

Comercio exterior por tipo de consumo

Del total exportado, el 57% se dirigió hacia el consumo doméstico, registrando un crecimiento de 12% respecto al año previo. El 43% restante se destinó a la industria, que reportó un incremento del 25.3%. Los principales rubros que destacaron fueron “Productos cárnicos” que se destinan mayormente al consumo doméstico y representaron el 21.6% del total para esta categoría; en el caso del consumo de la industria, las “Grasas y aceites comestibles” fueron el principal rubro con el 67.6% de participación.

Aunque la mayor participación de estas exportaciones corresponde a productos alimenticios para consumo en los hogares, las cifras subrayan una creciente demanda en los alimentos y bebidas destinados a la industria.

Por otro lado, las importaciones centroamericanas de alimentos y bebidas experimentaron un crecimiento significativo desde 2017, pasando de US $5,043.4 millones a US $7,778.9 millones en 2022. Este aumento se tradujo en una tasa de crecimiento anual del 9.5% durante el periodo de entre 2017 y 2022, con un crecimiento destacado del 18.6% en 2022. A pesar de una leve disminución en 2020, la recuperación fue sólida en 2021 y 2022.

Guatemala destacó por haber duplicado sus importaciones en estos cinco años y por alcanzar una tasa de crecimiento del 22.2% en 2022, la más alta de la región. Durante el mismo año, El Salvador y Panamá mostraron incrementos notorios, con tasas de 22.1% y 19.8% respectivamente, mientras que Nicaragua presentó un crecimiento más conservador del 18.1%. Por su parte, Honduras y Costa Rica registraron aumentos del 14.4% y 10.3% en ese orden.

La industria de alimentos y bebidas de la región centroamericana ha destacado en tiempos recientes, tanto en su aporte al comercio regional como en su aporte a las economías de cada uno de los países del istmo. Por otra parte, es importante tomar en cuenta que es uno de los sectores que más innova en la elaboración de los productos y en sus empaques y envases, los cuales son cada vez más modernos y sostenibles. Para la industria de la región es sumamente importante fomentar el fortalecimiento regulatorio en el marco regional, con el objetivo de seguir aportando a la producción del territorio.

Por: Walter Bran | Director Ejecutivo de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (FECAICA)