En portadaUn verdadero compromiso con la conservación del medio ambiente

 

COMACIG

La Comisión de Medio Ambiente de Cámara de Industria de Guatemala (COMACIG) surgió de la visión de las juntas directivas de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), quienes decidieron impulsar de manera sistemática, un modelo sostenible que incorporara el equilibrio entre los pilares económico, social y ambiental.

En 1986, cuando se emitió la Ley de Protección y Mejoramiento de Medio Ambiente, CIG participó activamente brindando recomendaciones sobre el contenido de la misma. Luego, en 1994, se conformó la COMACIG, la cual está integrada por profesionales de diversas empresas asociadas a CIG.

En sus 28 años de existencia, la COMACIG ha realizado varias gestiones importantes como la promoción de intercambios tecnológicos y de programas de eficiencia energética, garantizar el cumplimiento de la legislación ambiental y la creación del Centro Guatemalteco de Producción Más Limpia (CGP+L), un ente reconocido a nivel nacional por su independencia y alta capacidad técnica, entre otros.

También creó lineamientos fundamentales que funcionan como sus principios ambientales, los cuales, a lo largo de la historia, han sido su principal defensa: equidad, viabilidad económica, reglas claras y estables, gradualidad en la aplicación de la normativa, y responsabilidad compartida, pero diferenciada

Asimismo, desde hace más de 17 años, CIG creó su Área de Ambiente y Recursos Naturales, la cual ha implementado diversas acciones tanto en la parte política como en la técnica, con el objetivo de incorporar la gestión ambiental como una variable de competitividad en las empresas.

Con el paso de los años, han desarrollado diferentes grupos de trabajo conformados por asesores para abordar temas de interés como capacitaciones especializadas, intercambios profesionales con otros países, investigaciones ambientales que las empresas socias ponen a disposición, asesorías personalizadas, acompañamiento ante autoridades, propuestas de ley y reglamentos, representación en diversas mesas de trabajo para iniciativas en pro del ambiente y verificación del cumplimiento legal ambiental de los asociados.

“El sector industrial guatemalteco necesita tener reglas claras y estables que permitan la generación de empleos, mejores prácticas ambientales y aumentar el nivel de industrialización del país”, indicó Enrique Font, director del comité directivo de la COMACIG, y agregó que a través de los distintos retos que se les han presentado, han logrado la simplificación de tramitología, incentivos, transparencia en procesos de regularización ambiental y data, entre otros.

En 1994 se conformó la COMACIG, la cual está integrada por profesionales de diversas empresas asociadas a CIG”.

Gestión ambiental

Existe una problemática en el país sobre la gestión del recurso hídrico, desechos sólidos y sobre cómo abordar la vulnerabilidad climática, puesto que la globalización ha cambiado la perspectiva ambiental en las diferentes industrias. La COMACIG, en conjunto con el CGP+L, creó lineamientos estratégicos en torno al recurso hídrico, economía circular y gestión de residuos sólidos, planeación ambiental, cumplimiento legal ambiental, biodiversidad, variabilidad y cambio climático, y energías renovables. Actualmente se encuentran en elaboración y están próximos a salir.

“Dichos lineamientos se pueden aplicar en la industria y en el país. Buscamos brindar insumos y herramientas para el fortalecimiento de políticas y regularización ambiental, comunicación ambiental positiva, beneficios económicos, sociales y ambientales, información estratégica, estadística de avances y del aporte del sector en el tema ambiental, entre otros”, explicó Font.

Por otra parte, el recurso hídrico es parte fundamental del desarrollo sostenible del país, por lo que contar con una normativa que lo regule es necesario. “Como guatemaltecos consideramos que es vital que la regularización de la ley de aguas a emitirse, esté fundamentada en principios, a manera de enunciados normativos orientadores generales y con visión a largo plazo, que permita determinar la conducta a seguir en cierta situación o sobre otras normas del ordenamiento jurídico, con el propósito de evitar controversias, conflictos y confusiones innecesarias”, aseguró

Basar la nueva ley en principios garantizará que sea aceptada y aplicada por la sociedad guatemalteca, es decir, que la normativa a implementar no sea solo vigente, sino también positiva. A decir del entrevistado, desde el sector industrial reconocen la importancia de la regulación de la gestión del recurso hídrico, fundamentada en la creación de un marco legal que brinde certeza jurídica a través de una institucionalidad descentralizada, técnica y facilitadora de la gestión multisectorial de cuencas, que incluya la preservación de los nacimientos de agua y garantice la participación de todos los usuarios de la cuenca en la toma de decisiones.

Finalmente, “debe abordar aspectos como la rectoría para administrar las aguas, derechos adquiridos, costos del agua, priorización del uso, incentivos y gradualidad en su aplicación”, añadió.

El recurso hídrico es parte fundamental del desarrollo sostenible del país”.

De izquierda a derecha arriba: Rodrigo Ronquillo, Daniel García, Juan Ramón Aguilar y Enrique Font. De izquierda a derecha abajo: Milvia Cordón y Ericka Porta.

Comisión de Ambiente y Energía de la ICC

La Comisión de Ambiente y Energía de la Internacional Chambero of Comerce (ICC, por sus siglas en inglés) Capítulo Guatemala, con representación de CIG, trabaja en desarrollar recomendaciones de políticas y herramientas para abordar los principales problemas ambientales y energéticos globales, apoyando la participación de la ICC en debates intergubernamentales clave en estas áreas.

Asimismo, la comisión es un foro centrado en temas ambientales y energéticos para permitir que la experiencia de sus miembros y de los participantes de las reuniones se canalicen hacia el desarrollo del posicionamiento de políticas y actividades de establecimiento de estándares de la ICC.

“La comisión trabaja en dos temas ambientales principales: análisis técnicos e incidencia política, la cual busca generar un desarrollo sostenible, tomando en consideración la economía circular y el desarrollo de un país con un enfoque de eficiencia ambiental para Guatemala”, explicó Juan Ramón Aguilar, presidente del comité directivo de la Comisión de Ambiente y Energía de la ICC.

Uno de los temas técnicos que aborda la comisión es la variabilidad climática. A decir de Aguilar, Guatemala no es un país emisor. “Según la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático, representamos menos del 0.1% de las emisiones mundiales, sin embargo, somos de los países más vulnerables”, aseguró. Según el Índice Global de Riesgos de Germanwatch para el 2017, Guatemala ocupa el noveno lugar, lo que obligó al país enfocarse en la adaptación, como eje primordial, para lograr el desarrollo.

El plan de trabajo de dicha comisión a corto plazo, tanto a nivel nacional como internacional, es lograr incidencia política, generar alianzas estratégicas, exponer las cosas buenas que ya se hacen en Guatemala en materia ambiental y energética, fortalecerse técnicamente e innovar.

El presidente de la comisión expuso que, en la actualidad, las temáticas ambientales con mayor prioridad a nivel mundial a las que Guatemala debe prestarle atención es el cambio climático (adaptación, mitigación y resiliencia), eficiencia ambiental, análisis profundo de las matrices energéticas desde una perspectiva de seguridad y defensa, gestión hídrica y al manejo integral de los desechos sólidos (economía circular).

La comisión trabaja en dos temas ambientales principales: análisis técnicos e incidencia política”.

Prácticas de eficiencia ambiental

Cada país tiene una estrategia propia que debería estar directamente relacionada con la distribución de sus emisiones. La mayoría de los países de Latinoamérica, incluyendo Guatemala, tienen una gran oportunidad en el cambio de uso de la tierra y en la eficiencia del transporte, donde más del 60% de las emisiones están relacionadas a estas dinámicas sociales y económicas.

“El trabajo en conjunto es indispensable para lograr fomentar las reforestaciones e implementar la eficiencia en el transporte. Los mejores ejemplos son un sistema de trenes de carga para la región en materia de eficiencia y reducción de emisiones; nuestra matriz energética, la cual posee un 75% de energía renovable; y los programas de incentivos por reforestación y manejo de bosque del Instituto Nacional de Bosques (INAB)”, exteriorizó el presidente del comité directivo de la comisión.

La mayoría de los países de Latinoamérica, incluyendo Guatemala, tienen una gran oportunidad en el cambio de uso de la tierra y en la eficiencia del transporte”.

Por: María Fernanda Roca | Coordinadora de Contenido Editorial de Cámara de Industria de Guatemala (CIG)

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin