Seguridad y salud ocupacional: ¿requisito o compromiso?

Uno de los aspectos positivos que nos deja la pandemia ocasionada por el COVID-19 es que las direcciones administrativas de las empresas empezaron a darle más relevancia a sus áreas de seguridad industrial y salud ocupacional, como una parte indispensable para el funcionamiento de cada industria.

La pandemia, además, nos mostró un sistema de salud público que hace su mayor esfuerzo con los recursos que tiene para atender una avalancha de pacientes que no poseen los medios para considerar otra opción. Asimismo, la capacidad de respuesta del seguro social está a destiempo y el seguimiento de los tratamientos de enfermedades comunes, resta efectividad a las operaciones de las empresas.

Por lo anterior se vuelve necesario reforzar y valorar las áreas de seguridad industrial y salud ocupacional, las cuales deben velar por el bienestar de los colaboradores para evitar el ausentismo por enfermedades o caídas en la productividad por accidentes laborales. Formar equipos que cuiden la seguridad y salud es beneficioso para toda empresa, sin importar su giro.

Es importante asumir la responsabilidad y ser consecuentes. Toda empresa debe brindar ambientes y lugares de trabajo seguros, adecuados, ventilados e iluminados, proporcionar equipo apropiado y promover medidas, normativas y sanciones en pro de la seguridad laboral. Además de prevenir accidentes, se debe procurar que los colaboradores y su entorno primario gocen de buena salud en el tiempo que se encuentran en sus lugares de trabajo.

Cuando los colaboradores se sienten arropados y valorados como seres humanos, mejora y aumenta la productividad”.

Lamentablemente muchas personas e industrias no pueden pagar seguros médicos, pero en la actualidad existen programas médicos con costos razonables y buenas coberturas que vuelven accesible contar con un respaldo al enfermarse. Las jornadas médicas, oftalmológicas, auditivas e incluso dentales son una realidad que cubren estos seguros y son un gran alivio para muchas personas que no habrían tenido acceso a estos diagnósticos y tratamientos si no fuera por esta figura. Además, proporciona créditos y descuentos para la compra de medicamentos y, en muchos casos, aplica no solo al colaborador, sino también a su núcleo familiar. Es importante informarse del tema porque estos planes existen y están al alcance de los diferentes presupuestos.

Cuando los colaboradores se sienten arropados y valorados como seres humanos, mejora y aumenta la productividad. La pandemia nos hizo aterrizar sin frenos para entender la fragilidad de la vida, apreciar la salud y para valorar a los trabajadores. Sin ellos, las empresas son cuatro paredes y máquinas inertes. ¿Estamos únicamente cumpliendo requisitos o estamos comprometidos con ellos y ejerciendo un liderazgo humano y con conciencia social?

Cuando comprendemos que el activo más importante está conformado por nuestro equipo de trabajo, los resultados financieros que esperamos, empezarán a tener efecto.

Por: Juan Luis Carranza | Presidente de la Gremial de Bloqueros Industriales (GREBLOCK)