Espacios confinados

El ingreso a espacios confinados es considerado un trabajo de alto riesgo que puede representar accidentes graves o fatalidades. Algunos de los errores más comunes que se cometen al ingresar a espacios confinados es no saber qué sustancia se almacena en dicho espacio, ingresar sin monitorear la atmósfera, no utilizar el equipo de protección personal necesario, obviar ventilar constantemente el área de trabajo mientras la persona se encuentra en el espacio confinado o desconocer la forma interna y el volumen del mismo, y no contar con un plan de rescate en caso de emergencia.

Se considera un espacio confinado aquel que posee al menos alguna de las siguientes características: contiene una atmósfera peligrosa e inflamable, con polvos combustibles volátiles en el ambiente o con concentración de oxígeno debajo de los 19.5 % o superior a 23.5 %, así como cualquier otra condición atmosférica que resulte inmediatamente peligrosa para la vida o la salud; presenta dificultad para un escape rápido o existe restricción para la entrada del personal de rescate; contiene material que puede envolver o sofocar a una persona; y su configuración interna pueda contener paredes convergentes, partes móviles, pisos inclinados o atmósfera propia.

Para evitar accidentes laborales, es importante que estas características sean evaluadas previamente, a través de un minucioso análisis de riesgos que permita identificar los peligros, evaluar los riesgos y definir los controles y las medidas preventivas que, por lo general, se deberán plasmar en un procedimiento seguro de trabajo o permiso de trabajo. En sintonía con lo anterior, se debe proveer el equipo y las herramientas de ingreso a espacios confinados, como el equipo de ingreso y rescate y de protección personal establecido en el análisis de riesgo.

El ingreso a espacios confinados es considerado un trabajo de alto riesgo que puede representar accidentes graves o fatalidades”.

Algunos ejemplos de espacios confinados pueden ser tanques de almacenaje, silos, cisternas, fosas sépticas, ductos de aire, molinos, tuberías, tanques de reacción o proceso, calderas y excavaciones a más de cuatro pies de profundidad, entre otros.

En cuanto al procedimiento de inicio de este tipo de tareas, es crucial aislar el área e implementar medidas: medición de atmósferas en diferentes niveles de espacio confinado; preparación del equipo de rescate; evaluación médica de los involucrados; disponer de la hoja de seguridad de los productos involucrados; llevar a cabo el correspondiente análisis de riesgo (evaluación, identificación y control de riesgos); definir un procedimiento seguro de ingreso al espacio confinado; llenar el permiso de trabajo seguro para espacios confinados; y bloqueo y etiquetado de todas las líneas que transporten materiales y que estén relacionadas con el espacio confinado.

Por: Ing. Erick Maldonado | Gremial de Seguridad y Salud Ocupacional