Elección de equipo de protección personal en ambientes de alto riesgo

Toda actividad humana tiene algún grado de riesgo. Las actividades laborales, en mayor o menor medida, tienen un riesgo asociado a ellas. Los riesgos en el trabajo pueden representar accidentes laborarles o afectar la salud de las personas.

A menudo se tiende a relacionar la seguridad y salud ocupacional con el equipo de protección personal, también llamado EPP o EPI. Sin embargo, es importante recalcar que el EPP es la última barrera de protección con la que cuenta la persona para protegerse de una lesión, enfermedad o muerte en el trabajo. Para que un equipo de protección personal funcione de forma correcta se debe, previamente, evaluar, gestionar y minimizar el riesgo.

Las empresas que buscan espacios laborales sanos y seguros implementan buenas prácticas de seguridad y salud ocupacional por medio de equipos multidisciplinarios que buscan minimizar los riesgos laborales en cada espacio de trabajo. Previo a elegir un EPP es importante analizar y evaluar el riesgo que corre cada persona y se deben definir las características y el tipo de equipo a utilizar, tomando en cuenta los factores que pueden influir en su desempeño, así como comparar las diversas características de EPP que ofrece el mercado. Existen diversas gamas de productos que combinan altos niveles de protección con comodidad y ergonomía.

Las empresas que buscan espacios laborales sanos y seguros implementan buenas prácticas de seguridad y salud ocupacional”.

Un EPP bien elegido puede incluso ayudar a las empresas a mejorar el desempeño de sus trabajadores, la productividad y la competitividad. Dado que la seguridad y la salud de una persona puede estar en riesgo, se debe elegir solamente equipos de protección personal que estén certificados para la labor especifica, que sean avalados por laboratorios independientes que den certeza de un adecuado cumplimiento de las normativas. Los equipos de protección personal deben ser utilizados solamente para las actividades que están diseñados, no se deben usar equipos dañados, adulterados o en mal estado.

Es recomendable que la elección del EPP sea realizada en conjunto, entre el usuario, el especialista en seguridad y salud ocupacional y el asesor que conoce el equipo. Es necesario documentar los resultados de pruebas realizadas de los equipos (en donde aplique), las hojas técnicas y certificados de los equipos entregados por el proveedor, y no tomar decisiones apresuradas que puedan dar resultados contraproducentes.

Una vez se ha elegido un EPP es necesario capacitar tanto al supervisor como a los trabajadores respecto al uso correcto del equipo, así como sus cuidados y limitantes. Es responsabilidad del trabajador que, antes de iniciar sus tareas, haga una inspección minuciosa del EPP. Si se detecta algún fallo o luce en mal estado el mismo debe ser reportado al supervisor de seguridad y salud ocupacional para ser cambiado. Un EPP en mal estado o mal utilizado puede dar una falsa sensación de seguridad, por lo que es mejor no arriesgarse.

Por: Carlos Mendizábal | Gerente general de Distribuidora CAMS y presidente de la Gremial de Seguridad y Salud Ocupacional