Estados Unidos demuestra el camino a no tomar

Recuperación económica robusta en desaceleración.

Parece que las políticas económicas y medidas estrictas supuestamente dirigidas a la contención del COVID-19 del gobierno de Biden están teniendo sus efectos esperados. La recuperación económica robusta que heredó el gobierno de Biden se está desacelerando.

Los encierres económicos que se aplicaron en Estados Unidos como respuesta a la pandemia ocasionaron una contracción enorme de 31.2% en el segundo cuatrimestre del 2020.[1] Las implicaciones para Guatemala y otros países de la región son obvios. Estados Unidos tiene la economía más grande del mundo y es el principal socio comercial de Guatemala y Centroamérica. La economía de Estados Unidos contrajo en 2020 un -3.5%, en comparación a ritmo anual de 2.19% que había mostrado en 2019. Consecuencia de ello, las exportaciones de café, azúcar y banano del país cayeron en 2020, así como las exportaciones totales a Estados Unidos. La inversión extranjera directa de Estados Unidos a Guatemala también cayó casi el 20%, según cálculos realizados con datos del Banco de Guatemala (Banguat).

Esta fue la peor contracción económica de Estados Unidos desde la Gran Depresión de la década de 1930. Intuitivamente, entre más fuerte la contracción económica, más fuerte podría ser la recuperación. Sin embargo, la historia económica moderna reciente de Estados Unidos ha evolucionado de una manera distinta.

Recordando la última crisis económica severa de 2008-2009, la economía estadounidense había contraído un -2.5% en 2009, derivado de la crisis financiera que ocurrió a finales de 2008.  En comparación, la economía de Estados Unidos había contraído -1.44% en 1982 durante la recesión inducida por el gobierno de Ronald Reagan para frenar la inflación de doble dígito en ese país que había ocasionado las políticas económicas del gobierno demócrata que lo precedió. El gobierno de Reagan que sufrió la recesión más ligera de las últimas tres crisis económicas severas, reflejó la recuperación más fuerte, con un promedio de crecimiento cuatrimestral anualizado de 7.8% para los cinco cuatrimestres que siguieron el primer cuatrimestre con crecimiento positivo posterior a la crisis de 1982. En contraste, el gobierno de Obama, que sufrió una contracción un punto porcentual más severa solo logró una recuperación de 2.4%. El gobierno de Biden heredó una recuperación arriba del 6%, pero que viene ajustándose a la baja por sus intenciones de subir impuestos, regulaciones y restringir la iniciativa privada en el país norteamericano.

En septiembre de 2021 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó a la baja la expectativa de crecimiento de Estados Unidos de 6.9% a 6% para 2021.[2] Asimismo, la Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE, por sus siglas en inglés), bajó drásticamente su pronóstico macroeconómico consensuado de un panel de 47 pronosticadores profesionales para el 2021 de 6.7% que había pronosticado en mayo de 2021 a 5.6%.[3]

Los efectos económicos de las restricciones gubernamentales sobre la iniciativa privada representan altos costos de oportunidad que no se han tomado en cuenta. La iniciativa privada en Estados Unidos había mostrado su resiliencia, por lo que su economía venía en franca recuperación con tan solo una reapertura parcial que no incluía a varios de sus estados más grandes como California y Nueva York. Cuando se empezaron a relajar las restricciones en algunos estados, la economía mostró su crecimiento cuatrimestral más grande en su historia económica recordada, 33.8% en su tercer cuatrimestre de 2020, según datos del Buró de Análisis Económico del gobierno estadounidense.[4]

“Estados Unidos tiene la economía más grande del mundo y es el principal socio comercial de Guatemala y Centroamérica”.

Si Estados Unidos no realiza su potencial económico debido a las medidas malaconsejadas de su gobierno, el impacto se sentirá en la región. Si bien estas consecuencias no se pueden evitar, Guatemala y los demás países de la región deberían aplicar las lecciones aprendidas de su vecino del norte. El gobierno de Biden ha demostrado claramente el camino a no tomar.

Por: Dr. Nicholas Virzi | Director área política de Cámara de Industria de Guatemala


[1] Datos estacionalizados, anualizados.

[2] https://www.france24.com/en/live-news/20210921-oecd-lowers-global-us-economic-growth-forecasts

[3] https://finance.yahoo.com/news/economists-lower-gdp-forecast-economic-170630024.html

[4] BEA, según sus siglas en inglés.