CIG presenta actualización de los índices de actividad y de expectativa industrial

Con el objetivo de entender la realidad económica de Guatemala y del sector industrial, Cámara de Industria de Guatemala (CIG) presenta la última actualización de dos índices: el Índice de Actividad Industrial (IAI) y el Índice de Expectativa Industrial (IEI), elaborados por Central American Business Intelligence (CABI, por sus siglas en inglés), los cuales son indicadores técnicos enfocados en generar mediciones cuantitativas del desempeño de las actividades económicas relacionadas con la industria manufacturera y con representación dentro de CIG.

Por su parte, el IAI es un índice volumétrico que refleja, mediante la combinación de datos económicos de distintas fuentes, la evolución de las ventas de todas las empresas de las actividades económicas de los sectores y subsectores seleccionados respecto al año anterior. Este índice utiliza un periodo de referencia de enero 2012 con un valor de 100, y se calcula con datos mensuales desde entonces y, por la recurrencia de la publicación de los datos de las distintas fuentes oficiales utilizadas (Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Banco de Guatemala (BANGUAT) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre otros) refleja cierto rezago en su medición.

Para abordar el problema del rezago de la publicación del IAI, se genera el IEI, el cual, mediante el uso de algoritmos de data science y big data, genera una medición en tiempo real, con un retraso de alrededor de una semana, en el desempeño de la actividad industrial. Este indicador no busca medir el desempeño de la actividad económica, sino que las expectativas de los consumidores guatemaltecos, enfocado a productos de índole industrial y de las distintas subactividades presentadas en CIG.

“Algunos hechos económicos recientes a nivel internacional han afectado el desempeño de algunas exportaciones industriales de Guatemala. Además, a partir del segundo semestre del año, el panorama electoral y político en el país, comenzó a afectar directamente en la economía y las expectativas de los consumidores, generando incertidumbre que ha llevado a decisiones económicas más cautas. A esto se le suma el impacto económico que tuvieron los 21 días de manifestaciones y bloqueos, en octubre, que aún no se refleja en este índice”, comentó Raúl Bouscayrol, presidente de la junta directiva de CIG.

Algunos hechos económicos recientes a nivel internacional han afectado el desempeño de algunas exportaciones industriales de Guatemala”.

Desempeño del Índice de Actividad Industrial (IAI)

A agosto de 2023 (las cifras más recientes disponibles), el índice se ubica en 160.44 puntos, cifra que refleja un incremento de 4.1% respecto al indicador a agosto de 2022 (154.18 puntos) y una contracción respecto a los primeros meses del 2023. Es importante destacar que el crecimiento que muestra la actividad industrial en el país se ha debilitado sustancialmente durante este año, aunque sin llegar a ser de retroceso o decrecimiento.

Sin embargo, con un crecimiento cercano a 2.5% en lo que va del año, la actividad industrial está creciendo por debajo de su crecimiento promedio de los últimos dos años, reflejando una desaceleración económica en el sector y una tendencia a la baja que probablemente se mantenga en dicha trayectoria para el cierre del 2023.

En cuanto al comportamiento anual de las subactividades representadas en CIG, destaca el fuerte desempeño al alza del transporte, almacenamiento y logística, con un crecimiento de casi 35% respecto a agosto de 2022, que todavía puede atribuirse a la recuperación postpandemia COVID-19. Asimismo, la subactividad de papelería y útiles también refleja un crecimiento cercano al 30%, dinamismo que ha mostrado a lo largo del año; por el contrario, la subactividad de metales y minería es la que refleja la mayor contracción a agosto de 2023, con un retroceso del 35.2% respecto a agosto de 2022.

“Aunque el desempeño del IAI y de sus distintas subactividades puede estar asociado a muchos factores macro y microeconómicos, y a aspectos directamente asociados a cuestiones de índole empresarial de las distintas empresas que pertenecen al sector industrial, algunos hechos económicos recientes a nivel nacional e internacional como la inflación no observada que experimentan las principales economías del mundo, el incremento de precios de materias primas, el aumento de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo, entre otras, han ejercido influencia en el desempeño del índice”, explicó Ricardo Rodríguez, analista económico senior de CABI.

Para que la industria alcance todas las buenas proyecciones, los sectores público y privado debemos seguir trabajando en conjunto”.

Índice de Expectativa Industrial (IEI): percepciones desde la óptica del consumidor

Con un índice de 154.24 a inicios de noviembre, las expectativas de los consumidores sobre la industria se mantienen optimistas, pero han mantenido una trayectoria a la baja durante los últimos seis meses por las condiciones económicas actuales. Sin embargo, comparado con las condiciones del 2022, las expectativas industriales se han mantenido la mayor parte del 2023 por encima del año anterior, ya que, a noviembre de 2023, el IEI es 8.79% por encima de noviembre de 2022.

El desempeño reciente del IEI refleja un comportamiento distinto al del Índice de Confianza del Consumidor de Guatemala, que refleja las expectativas de los consumidores en general para todas sus decisiones de compra, sin enfoque en un sector en específico. El consumidor guatemalteco, en términos generales, ha permanecido todo el 2023 pesimista, producto de distintos factores nacionales, internacionales, económicos y políticos.

“Sin duda, las distintas crisis mundiales que se han suscitado en los últimos años y las adversidades que Guatemala ha atravesado específicamente este 2023, han sido factores determinantes que han causado desaceleración económica. Sin embargo, sabemos que, para que la industria alcance todas las buenas proyecciones, los sectores público y privado debemos seguir trabajando en conjunto para garantizar las condiciones necesarias que el sector empresarial guatemalteco necesita para salir adelante”, concluyó Bouscayrol.

Por: María Fernanda Roca | Coordinadora de Contenido Editorial de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), con información de Central American Business Intelligence (CABI)