La industria de vestuario y textiles

La industria de vestuario y textiles de Guatemala se ha convertido en un motor exportador de productos a nivel nacional. Con un total aproximado de US $1.9 millardos en exportaciones de artículos de vestuario y materiales textiles en 2021. Según un informe de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el sector representa el 14.1% de las exportaciones totales y aporta el 8.9% del Producto Interno Bruto (PIB).

Dentro de los principales productos de exportación, los artículos de vestuario se han posicionado US $655.6 millones arriba del café, que exportó US $925.9 millones. Tomando en cuenta las materias textiles, el sector, en su conjunto, se logra posicionar US $1,000 millones arriba del café, siendo así una de las industrias más importantes para el comercio exterior de Guatemala desde hace más de 20 años.

Esto refleja el gran cambio transformacional en la economía guatemalteca gracias a la industrialización. Habría que recordar que el historiador económico Victor Bulmer-Thomas reportó en su libro “La historia económica de América Latina desde la independencia” que, en 1913, el banano (5.7%) y el café (84.8%) representaban el 90.5% de las exportaciones de Guatemala. Asimismo, Paul Dosal indica en su libro “El ascenso de las élites industriales” que entre 1867 y 1894, solo el café representaba el 90% de las exportaciones. Si bien los sectores agroexportadores siguen siendo muy importantes para la economía guatemalteca y, sobre todo el empleo, no cabe duda que la industrialización ha cambiado al país, y uno de los sectores más pujantes es el de textiles.

Con más de 500 empresas que conforman la cadena de suministro, la industria de vestuarios y textiles ha logrado crear más de 180 mil empleos directos e indirectos, en donde el 46% de las plazas de trabajo son ocupadas por mujeres. Esto no solo demuestra la capacidad del sector de generar empleo, sino también de diversificar el sector en las diferentes etapas de su cadena productiva.

La alta productividad, estabilidad y adaptabilidad de la fuerza laboral en la industria de vestuario y textiles, no solo la convierte en uno de los clústeres mejor integrados de la región centroamericana, sino que también hace que se distinga dentro del mercado nacional e internacional como un sector competitivo, versátil y flexible.

La industria de vestuarios y textiles ha logrado crear más de 180 mil empleos directos e indirectos”.

Parte de su éxito, como menciona Alejandro Ceballos, vicepresidente de VESTEX, es “la respuesta rápida ante pedidos de productos elaborados”. Competir a nivel de precios con los principales mercados asiáticos es un reto que la industria guatemalteca aún busca superar. Sin embargo, como menciona Ceballos, la competitividad de la industria de vestuarios y textiles guatemalteca se centra no solo en la innovación de sus productos y servicios, sino también en su capacidad de atender y responder con calidad y rapidez a los diferentes pedidos provenientes de los mercados internacionales. La destreza de la mano de obra especializada, constantemente capacitada, y la tecnología de punta utilizada en el sector han contribuido a la diversificación de sus servicios y productos, y le ha dado un alto valor agregado, ya que cumple con los estándares internacionales.

Tras los encierros del 2020, muchas empresas empezaron a buscar la relocalización de sus cadenas de suministro en América Latina. El acceso del país a los océanos Pacífico y Atlántico, y su cercanía a los puertos de Estados Unidos, ha hecho que países como India, Sri Lanka, Indonesia, Taiwán, Corea, Vietnam, Colombia y otros lo consideren como posible destino de inversión para aprovechar las ventajas del nearshoring y así lograr estar cerca de sus mercados finales. La industria textil coreana ya ha apostado por invertir su capital y trasladar algunas de sus operaciones al país, contribuyendo con un alto porcentaje de su inversión en este sector.

El sector de vestuario y textiles ha aportado al crecimiento y desarrollo de la industria”.

El sector de vestuario y textiles ha aportado al crecimiento y desarrollo de la industria y economía del país por medio de la generación de empleos con mano de obra especializada e innovación de sus productos y servicios. La tecnología de última generación y la constante reinvención de sus procesos de producción son clave para que la industria se logre posicionar como uno de los más grandes competidores a nivel regional e internacional. Adicionalmente, la industria debe posicionarse como la primera opción de inversión ante los posibles socios comerciales de países que se encuentran buscando nuevos mercados para generar estrategias comerciales de relocalización de sus cadenas de suministro y que desean aprovechar todos los beneficios del nearshoring.

Por: Paulina Briz | Coordinadora de Análisis Estratégico de Cámara de Industria de Guatemala (CIG)

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: [email protected]

facebook linkedin