El Pacto Verde Europeo y su importancia para el sector exportador guatemalteco

El Pacto Verde Europeo (PVE), anunciado en 2019, tiene como objetivo que la Unión Europea (UE) se convierta en la primera zona climáticamente neutral, de aquí a 2050. Por neutralidad climática se entiende que las emisiones netas de gases de efecto invernadero sean iguales o menores a las eliminadas por medio de la absorción natural. Las autoridades de la UE consideran que esta hoja de ruta consolidará un modelo de economía sostenible y promoverá una mayor protección ambiental a escala global.

El PVE es un macroproyecto que abarcará de manera transversal, todas las políticas de la UE. Tendrá un importante impacto en áreas clave como la sostenibilidad energética y los patrones comerciales de este bloque. Por ello es de suma importancia para los socios comerciales de la UE, conocer y comprender la nueva normativa que se derivará de su puesta en marcha, para prepararse con antelación a estos cambios e identificar nuevas oportunidades de mercado.

En 2020 y 2021, la Comisión Europea anunció las estrategias “De la granja a la mesa y Biodiversidad”, como dos piedras angulares para implementar el PVE. La primera busca hacer del sistema alimentario de la UE un modelo sostenible, desde la producción hasta el consumo, por medio del apoyo a la producción alimentaria sostenible y la promoción del consumo de alimentos más saludables. La segunda busca contribuir a recuperar la biodiversidad de Europa, por medio de la ampliación de las zonas marinas, la reducción en 50% del uso de plaguicidas y la creación de sistemas de monitoreo más estrictos.

Es de suma importancia para los socios comerciales de la UE, conocer y comprender la nueva normativa que se derivará de su puesta en marcha, para prepararse con antelación a estos cambios”.

En su conjunto, ambas estrategias conllevarán la implementación de más de 125 acciones que abarcarán desde la revisión de decisiones y procedimientos administrativos vigentes, hasta la aprobación de la nueva legislación. Dentro de estas medidas, cabe destacar la propuesta de directiva sobre la diligencia debida de las empresas, destinada a fomentar la sostenibilidad y la responsabilidad a lo largo de las cadenas de suministro mundiales, en materia de derechos humanos y protección ambiental.

Es relevante mencionar la propuesta de reglamento sobre productos libres de deforestación que impondría la prohibición a los importadores y exportadores europeos, de colocar bienes en este mercado, producidos en tierras sujetas a deforestación o degradación forestal. En principio, la propuesta contempla seis productos agrícolas: carne de res, cacao, café, aceite de palma, soja y madera, y en la versión revisada por el Parlamento Europeo, se incluye también el hule.

Vale la pena subrayar la propuesta para el establecimiento del Mecanismo de Ajuste en la Frontera por Emisiones de Carbono (CBAM, por sus siglas en inglés), a través del cual se pretende evitar fugas de carbono y requeriría a los importadores de la UE, comprar certificados de carbono equivalentes al precio del carbono que se habría pagado, si los bienes se hubieran producido con arreglo a las tarifas de la UE. En sentido inverso, los productores fuera de la UE tendrían que demostrar haber pagado un precio por el carbono emitido en la producción de los bienes en su país de origen, para deducir el coste al importador europeo.

La normativa se encuentra aún en proceso de evaluación. Varias de estas propuestas han sido ya remitidas por la Comisión Europea al Consejo de la UE y al Parlamento Europeo, quienes tendrán que consensuar su contenido. Dado que son procesos legislativos que avanzarán en los próximos meses y años a ritmos muy diferentes, la Embajada de Guatemala en Bélgica les da seguimiento pormenorizado y se promueve, por medio de la Cancillería, un diálogo constante con los interlocutores de los sectores público y privado, destinado a informar sobre estos cambios y coordinar esfuerzos en la identificación de retos y oportunidades derivados del PVE para el sector productivo guatemalteco.

Por: Embajador José Gabriel Lambour Peñalonzo | Embajada de Guatemala ante el Reino de Bélgica, concurrente ante el Gran Ducado de Luxemburgo