Comercio ilícito: una actividad criminal

El comercio ilícito es una actividad criminal que contrae consecuencias negativas, sobre todo en la actividad económica formal y legal, afectando la competencia, volviéndola desleal, y la eficiencia de empresas en cuanto a la productividad. Vender productos a menores precios, en comparación a los precios del mercado que sí cumplen con los requisitos legales, es lo que genera la competencia desleal. Asimismo, el problema es que no se perciben recursos por los impuestos al comercio, lo que limita la capacidad del Estado y, por consiguiente, se reducen las prestaciones de servicios públicos y bienes, como la salud, educación, seguridad y justicia, entre otros.

Este tipo de comercio pertenece a la economía no observada y genera distorsiones en el mercado interno. Por lo mismo, es importante tener una investigación sobre la economía criminal, ilegal e informal en el país, porque al no tener un estudio no se pueden establecer políticas públicas efectivas y certeras.

Los sectores de la población con menores recursos son los principales en obtener productos de contrabando, puesto que muchas personas prefieren correr el riesgo de comprar productos que no cumplan con los requisitos legales. Igualmente, quienes no cuentan con un empleo, ven la opción de hacer del contrabando o cualquier tipo de actividad ilícita, su principal medio de subsistencia. El comercio ilícito es difícil de medir, por su naturaleza ilegal y es un fenómeno que no solo afecta a Guatemala.

La falsificación y otras formas de comercio ilícito generan alrededor de $870 millardos cada año, lo que equivale a 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. La compañía Brink difundió 12 tipos de comercio ilegal que fueron conglomerados por Global Financial Integrity, en el cual se observa que el tráfico de drogas produce $320 millardos y la falsificación genera $250 millardos. Estas dos actividades de comercio ilícito son las que mayor rentabilidad producen. Es por lo mismo que se pretende, a nivel global, eliminar o reducir el lavado de dinero, contrabando, defraudación aduanera y narcotráfico, entre otras actividades de comercio ilícito.

Los sectores de la población con menores recursos son los principales en obtener productos de contrabando”.

En cuanto a la pesca ilegal, la pérdida anual que se tiene en el Pacífico Sureste es de $0.6 millardos y en el Atlántico Central Oriental de $4.3 millardos. Esto representa una fuente de ingresos significativa infringiendo los acuerdos legales que se tienen respecto a la actividad económica de pesca. Los ingresos anuales que se obtienen sobre la pesca son de aproximadamente $9.5 millardos.

El comercio ilícito no solo representa pérdidas para las empresas que compiten cumpliendo todos los requisitos legales, sino también para la salud en algunos casos. El famoso economista Ludwig Von Mises consideraba legítimas algunas prohibiciones de importación por motivos de salud pública y válidas ciertas restricciones de la actividad comercial en la producción y el tráfico de armas, venenos y drogas, entre otros. En el comercio ilícito no se puede cerciorar la calidad y seguridad de los productos alimenticios y las drogas medicinales.

El empleo informal es un tema muy común en Latinoamérica y El Caribe, lo cual afecta negativamente a la protección legal de los trabajadores. Bolivia es el país con mayor porcentaje de empleo informal (82.6%), seguido de Honduras con 82.6%. Guatemala ocupa el tercer puesto con una cifra de 79%. Es importante que se establezcan políticas efectivas para el tema de empleo informal en el país, debido a su impacto en la evasión y los ingresos fiscales.

Esta actividad genera varios problemas de seguridad nacional, ya que aumenta el desempleo, la falta de recaudación, corrupción, competencia desleal y financiamiento del crimen organizado. Asimismo, atenta contra la salud al evadir las garantías fitosanitarias, que incluso Mises consideraba importantes.

En conclusión, el factor más importante que se desprende del comercio ilícito es el incentivo que provoca en la corrupción y el crimen organizado en los países. En épocas de crisis, el contrabando aumenta. El mercado formal se vuelve menos accesible por el incremento repentido en los precios y muchas personas prefieren acudir al mercado informal basado en la competencia desleal. Al no contar con la información pública sobre los costos reales de seguro y flete en las importaciones, no se conoce a cabalidad la diferencia entre los bienes que se importan con los que se exportan. La ausencia de políticas acertadas incurre a que este tipo de actividad se expanda y afecte a más sectores cada vez.

El factor más importante que se desprende del comercio ilícito es el incentivo que provoca en la corrupción y el crimen organizado en los países”.

Detener el contrabando es un gran desafío para el comercio internacional. Lo que se necesita es una investigación seria y detallada para dimensionar con mayor precisión la magnitud del comercio ilícito en Guatemala y su impacto en el fisco. De igual forma, implementar programas de carácter social que capaciten y formen a las personas sobre este tema.

Por: Andrea Narvaez | Analista económica de la Dirección de Análisis Estratégico de CIG