I&N EspecialesPrácticas de limpieza y desinfección

Los espacios limpios ayudan a la buena salud.

La sanitización o desinfección son procesos que reduce el número de microorganismos a un nivel seguro, por medio de agentes químicos que disminuyen o atenúan el crecimiento de microorganismos a partir del recuento total inicial. De esta manera, se reduce en un porcentaje mayor o igual a 99,9% de microorganismos patógenos y no patógenos existentes inicialmente.

Tanto en la sanitización como en la desinfección se pueden emplear diversos productos químicos que deben contener un activo específico para la eliminación de microorganismos peligrosos e indeseables como bacterias, hongos y otro tipo de gérmenes dañinos para la salud. Desinfectar superficies, manos, estancias, entorno y artículos de uso personal para romper la cadena de infecciones son acciones que mantienen y promueven una buena salud.

Con la ayuda de un desinfectante a base de amonio cuaternario podemos limpiar pisos, muebles y áreas comunes para ayudar a prevenir la propagación de las infecciones en situaciones donde existe un alto riesgo de transmisión de microbios dañinos. Por ejemplo, cuando alguien está infectado o es vulnerable a una infección. Estos productos previenen la propagación de la infección al desactivar o matar organismos dañinos.

Algunos principios básicos para mantener nuestro hogar y área de trabajo saludable y libre de virus y bacterias son:

  1. Las prácticas rutinarias que utilizamos para mantener nuestros hogares con un aspecto y un olor limpios nos dan una sensación de bienestar que contribuye a mantener la salud.
  2. La limpieza rutinaria reduce los niveles de suciedad e insectos como los ácaros del polvo y los piojos, entre otros, que pueden tener un efecto perjudicial en nuestra salud. Por ejemplo, los alérgenos que se encuentran en el polvo pueden causar alergias y asma.
  3. La limpieza rutinaria para eliminar el polvo, la suciedad y las partículas de alimentos ahuyenta la presencia de ratones y cucarachas en el hogar.
  4. La limpieza habitual de la ropa de cama ayuda a prevenir los problemas con chinches.
  5. La limpieza rutinaria reduce los niveles de hongos que crecen en lugares húmedos en la cocina, el baño y el WC, lo que puede causar ciertos trastornos respiratorios.
  6. Las prácticas específicas como la limpieza, desinfección y aplicación de calor, que llevamos a cabo para evitar la propagación de microbios dañinos que pueden causar enfermedades infecciosas, son importantes para protegernos de la exposición a los mismos.

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin