I&N EspecialesEficiencia energética, la estrategia para lograr un alto desempeño ambiental

Cuando se habla de eficiencia energética, se relaciona con energía, pero ese no es su verdadero alcance, ya que el efecto implica la mejora de la eficiencia en los procesos.

Colaboración especial: Luis Muñoz / Director Ejecutivo
Centro Guatemalteco de Producción más Limpia (CGP+L)
lmunoz@cgpl.org.gt

Optimizar el consumo de energía es una de las formas más prácticas que cualquier empresa u organización puede considerar para conocer los beneficios que se obtienen al vincular el tema ambiental con su estrategia empresarial. La eficiencia energética permite reducir costos operativos, prevenir emisiones atmosféricas que se relacionan con temas ambientales y sociales.

Con solo el hecho de incluir la palabra eficiencia, cada acción que una empresa realiza con el objetivo de consumir de forma óptima los recursos energéticos que utiliza, debe vincularlo naturalmente con el desempeño operativo. La tendencia es que, usualmente cuando se habla de eficiencia energética, se hace un esfuerzo en relacionarlo con energía, pero ese no es su verdadero alcance, ya que el efecto implica la mejora de la eficiencia en los procesos y, por lo tanto, al aplicar eficiencia energética lo más seguro es que tendrá un impacto positivo en el consumo de otros recursos, como el agua, materiales, empaques, productos químicos, recursos administrativos, tiempo, entre otros.

En Guatemala ya hemos confirmado de forma práctica que se pueden aplicar buenas prácticas energéticas e implementar tecnologías que contribuyen a reducir el consumo energético, sin embargo, vemos aún la gran oportunidad de que estos conceptos ambientales pasen de ser prácticos a estratégicos.

Por supuesto, el objetivo no es desvalorizar lo que se ha logrado, porque la implementación de estas buenas prácticas y tecnologías demuestran el interés real de nuestras empresas en ser mejores, más competitivas, en lograr mejores rendimientos operativos, económicos, ambientales y sociales, pero, si estos conceptos no los trasladamos de acciones específicas a estrategias ambientales o de sostenibilidad, terminarán siendo eso, acciones específicas, con lo cual no se logran obtener los verdaderos beneficios por ser una empresa u organización con un alto desempeño ambiental, el cual se construye al lograr un desempeño energético, hídrico, químico, de materiales, entre otros.

Eficiencia de procesos

La recomendación es que, si en su empresa u organización ya han implementado el concepto de eficiencia energética en su expresión más básica de consumir mejor la energía, extienda ese concepto y relaciónelo con la eficiencia de procesos. Siendo posiblemente el costo de energía la base numérica más práctica para controlar y conocer los resultados de una estrategia que busca tener procesos más eficientes, en los que se consuma mejor el agua, los productos químicos, los materiales, la energía por supuesto; en los que los colaboradores tienen las condiciones óptimas de trabajo para estar saludables y lograr resultados positivos, porque todo lo anterior tiene un efecto relevante en su rentabilidad.

En otras palabras, analice cuál es el efecto de implementar una práctica de eficiencia energética en su proceso y por ende en otros recursos; y cómo el programa de eficiencia energética que ya ha implementado podría ser más que eso, ser la base para definir una estrategia ambiental preventiva e integrada que impulse su empresa a otro nivel, con un alto desempeño ambiental, siendo una condición cada vez más atractiva y en algún momento necesaria, para los
mercados y consumidores.

De forma práctica estos son los puntos que se han identificado en los tres años que lleva el Programa de Desempeño Ambiental desarrollado por el Centro Guatemalteco de Producción más Limpia (CGP+L) con el apoyo de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), que son importantes de considerar para establecer una estrategia que mejore su desempeño ambiental, basándose en los principios de la eficiencia energética:

1. Haga un análisis de cómo sus operaciones se relacionan con el ambiente aspectos e impactos). Resalte el papel de los recursos energéticos

2. Realice o actualice balances de energía, agua, materiales, productos químicos, entre otros, es importante priorizar agua y energía.

3. Establezca un sistema de control, adecuado a las condiciones de su operación. Lo que se busca es generar información útil, principalmente para actualizar balances.

4. Defina indicadores de desempeño ambiental y metas de mejora.

5. Establezca programas técnicos que contribuyan a mejorar su eficiencia a nivel general, la cual se puede componer de los diferentes desempeños técnicos.

6. Establezca el seguimiento a la ejecución de sus programas y estrategia, para conocer el impacto positivo de toda su gestión.

7. Finalmente, documente, comunique a sus clientes internos y comparta sus resultados y compromisos con sus partes interesadas externas.

¿Cuál es el siguiente paso?

Un alto desempeño ambiental incluye aquellas acciones de aplicación interna como externa, lo cual implica que al momento de lograr una gestión ambiental interna sólida, puede ser un buen momento para extenderla a proveedores e involucrar a sus clientes.

Esto es importante de tenerlo presente porque debido a las tendencias globales como la economía circular, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y empresas de triple impacto y valor compartido, los consumidores se están enfocando en adquirir productos y servicios más compatibles con el ambiente desde el punto de vista de eficiencia de recursos y circularidad.

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin