En portadaCoronavirus, impulsando a las empresas a la transformación digital

El comercio electrónico está madurando de forma exprés durante la pandemia.

En Guatemala, el e-commerce está en una etapa muy temprana, que por la actual situación se ha visto obligado a reaccionar y generar un porcentaje de ventas. El Sector Comercio, en medio de la necesidad de seguir operando y proveyendo sus productos a los consumidores, adoptó distintas vías de venta digital que hoy están disponibles. Desde las ventas uno a uno, por las plataformas que brindan las redes sociales, hasta la implementación de tiendas formales, donde los clientes pueden hacer una transacción comercial, o al menos, un pedido en línea.

En general, a partir de marzo 2020, esta forma de comercializar se empezó a tomar con seriedad y como la mejor de las alternativas que está desplazando la tradicional oferta en la que descansaba el comercio de Guatemala. Pues el consumidor ha aumentado las compras por Internet durante las semanas de confinamiento, y las empresas se han visto obligadas a potenciar la venta online, por su parte, los distribuidores están haciendo todo lo posible para responder a un ritmo de actividad sin antecedente. Sin embargo, se tiene que trabajar en toda una estrategia y cultura de acuerdo a la modalidad del comercio, así como reorientar el mercadeo.

Disminuyendo la brecha

De acuerdo con Oscar Molina, representante de la Gremial de Tecnología e Innovación en la Mesa Técnica Interinstitucional sobre Comercio Electrónico conformada por el Ministerio de Economía, comparando a los países que lideran el e-commerce, las transacciones electrónicas son por mucho más cotidianas que para la media de los guatemaltecos.

Molina explicó que globalmente, el 5% de las ventas de los productos de consumo masivo se realizan en línea y en Guatemala para finales de 2019 este porcentaje no superaba el 1%. La tasa de crecimiento global del e-commerce en estos bienes es del 30%, lo que significa que para 2025 el consumo de estos productos estará por encima del 18%.   

“En Guatemala el Sector Comercio e Industria deberá liderar esa adopción de tecnología y aprovechar sus beneficios para alcanzar mejores resultados en ventas. Esto podrá motivar a todos los demás sectores y disminuir la brecha que hoy por hoy separa a Guatemala por casi dos décadas, respecto a los países líderes en este tema”, agregó Molina, quien además considera que el crecimiento de este ámbito a raíz del nuevo coronavirus, será el más importante de adopción tecnológica que ha hecho el Sector Privado en Guatemala en los últimos años.

En este contexto, según estimaciones de la firma consultora especializada en estrategia, marketing y tendencias digitales iLifebelt, el incremento en estos meses de cuarentena ha dependido de la categoría, sin embargo, en general se proyecta un crecimiento que ronda del 25% al 30%.

Oportunidad exponencial

Jorge Gómez, presidente de la Gremial Logística de Guatemala (GLG) y representante de esta, en la Mesa Técnica Interinstitucional sobre el tema, además precursor del comercio electrónico por más de 20 años, aseguró que las oportunidades son inmensas y todavía con mucha opción de explorarlas y explotarlas.

Por su parte, Molina añadió que el Comercio e Industria que se enfocan en atender a consumidores podrá aprovechar la oportunidad de capturar más mercado y fidelizarlo hacia su marca, posicionarse en la mente y aminorar el costo de adquisición de clientes del modelo tradicional. En tanto, el que atiende empresas o segmentos más específicos, podrá aprovechar la oportunidad de mejorar su oferta en inmediatez y precios por volumen; también fidelizando clientes con mejores tiempos de respuesta realizando transacciones comerciales en menor tiempo entre pedido y pedido.

El sector informal tiene la oportunidad de aprovechar el comercio electrónico como la plataforma que le permita formalizar su negocio de manera más económica que por los medios tradicionales, y mejorar la percepción de sus clientes aprovechando un crecimiento más acelerado.

En cambio, las grandes Industrias tendrán la oportunidad de visualizar con mayor facilidad la oferta que les brinda el mercado en calidad y precio; siendo también una gran oportunidad para las pequeñas y medianas empresas, para posicionarse como una alternativa para hacer más y mejores negocios.

Por su parte el Ministerio de Economía (Mineco) presentó recientemente el portal Cómprale a la mipyme, donde emprendedores y empresarios guatemaltecos de la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) podrán ofrecer sus productos y servicios en forma gratuita, lo que ayudará a reducir el impacto económico del cierre temporal de negocios debido a la crisis de la COVID-19.

Para ser parte de la plataforma

www.compralealamipyme.com.gt, el único requisito es completar el formulario que está disponible en el botón de registro.

Una muestra de 579 comentarios en redes sociales, sobre plataformas de comercio electrónico a nivel latinoamericano, arrojaron los nombres que todos conocemos. Entonces… ¿qué pasa con las 5 mil tiendas que operan en Guatemala? Para Jose Kont, director ejecutivo de iLifebelt, la oportunidad radica en que se facilite acceso al consumidor 4.0, a nuestra propuesta de valor.

Reto legislativo

El comercio electrónico en Guatemala aún no cuenta con una ley específica que regule las ventas en línea y sus medios de pago, la aprobación y vigencia del Decreto 47-2008 del Congreso de la República Ley para el Reconocimiento de las Comunicaciones y Firmas Electrónicas, abrió una ventana de oportunidad para esto, toda vez que las transacciones o documentos electrónicos adquirieron la certeza jurídica necesaria para su validez y plena prueba, motivando con ello que cada día más personas y empresas se sientan confiados e incursionen en esa modalidad de hacer negocios.

Fernando Suriano, intendente de recaudación de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), explicó que, en cuanto a la normativa legal relacionada con el Impuesto al Valor Agregado, Decreto 27-92 del Legislativo y que ha sido múltiples veces reformada, no contiene ningún apartado especial para la tributación derivada del cibercomercio, tanto para bienes como para servicios.

“La incorporación de los contribuyentes al método de factura electrónica, ha sido obligatoria para los clasificados como especiales y permite que la Administración Tributaria tenga información en tiempo real, pero no necesariamente relacionados al e-commerce, en donde no todos los contribuyentes califican para ser tratados como especiales y por ende se queda corta dicha norma”, detalló.

En cuanto al tratamiento fiscal en torno al comercio electrónico, Suriano dijo que este adquiere mayor relevancia en el cibercomercio internacional, ya que la transacción se realiza por medios electrónicos entre dos países y en consecuencia, obliga a realizar un análisis sobre qué legislación es la aplicable para determinar a cuáles impuestos está sujeta cada transacción y cómo realizar el pago.

Al ser consultado acerca de los planes de fiscalización para ventas a través de redes sociales, el funcionario aclaró que van enfocados a empresas grandes que ofertan sus productos en páginas web o plataformas electrónicas. Principalmente para determinar que estén cumpliendo con las obligaciones tributarias que se deriven.

Tipos de fiscalización en redes sociales

El primero va dirigido a servicios que se contratan en Guatemala por medio de plataformas, por ejemplo, de servicio de taxi y reparto de alimentos a domicilio.

El segundo se enfocará a empresas internacionales que se contratan a través de aplicaciones pero que su sede no está en Guatemala y se denominan servicios en streaming. Este último será objeto de análisis profundo de regulaciones que se necesiten para llevarlo a cabo y se contará con la asesoría del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT).

¿Cómo funciona la oferta de e-commerce en Guatemala?

Basados en una muestra de 1 mil 399 tiendas en línea analizadas en julio 2020 por iLifebelt, se llegó a la conclusión que el motor principal de funcionamiento de las tiendas en línea en Guatemala es el sistema WooCommerce. Esta tecnología tiene la particularidad que es un plugin que se integra a un gestor de contenidos (CMS por sus siglas en inglés) llamado WordPress.   

De acuerdo con Jose Kont, este dato no sorprende ya que coincide con las tendencias tecnológicas que se observan en los sistemas de e-commerce para Estados Unidos y otros países.

“Es interesante observar que, en el caso de Guatemala, los sistemas que lideran, a excepción de WooCommerce, son plataformas tipo SaaS (software as a service), es decir, sistemas que se basan en la nube y que los clientes pagan por utilizarlos de manera mensual”, agregó Kont.

“En general, las alternativas de Squarespace, Ecwid y Wix son particularmente atractivas para emprendedores y pymes que no cuentan con amplia existencia de productos.

Por otro lado, estas soluciones se ven limitadas para marcas que demandan mayor capacidad y escalabilidad. Allí es donde entran soluciones como VirtueMart, Open Cart, Prestashop, entre otros”, se lee en el estudio E-commerce en Guatemala y el consumidor 4.0, reflexiones de cuarentena, compartido por iLifebelt.

Ciudades de los usuarios de Facebook interesados en comprar online

41% Guatemala  |  8% Santa Cruz del Quiché

5% Huehuetenango   |  4%  La Antigua Guatemala

4% San Marcos  |  3% Mazatenango |  3% Chiquimula

3% Quetzaltenango  |  2% Jutiapa  |  27% Otras ciudades

  

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin