JUN-2015 Reflexionan sobre plan de prosperidad

El embajador de los Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, conversó con agremiados de la Cámara de Industria de Guatemala –CIG-, en relación al Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, que comprende a Guatemala, El Salvador y Honduras.

Javier Zepeda, director ejecutivo de CIG, inició la actividad refiriéndose a la importancia de hacer eficiente el gasto social, en el marco de los planteamientos del Plan. “La transparencia y el uso eficiente de los recursos del país, son la respuesta para atacar el problema de bajos recursos para el gasto social”, complementó el embajador de Estados Unidos, Todd Robinson.

Luis Chacón, agremiado de Cementos Progreso, preguntó cómo se garantiza que los fondos de esta alianza serán bien utilizados. “Estamos viendo retos, pero no son problemas de ahora, son de hace años. La corrupción y el mal uso de recursos, son temas para buscar programas de transparencia y fiscalización”, recalcó Robinson.

El funcionario estadounidense calificó como “una oportunidad para la sociedad guatemalteca, y para el gobierno, demostrar su voluntad y compromiso para cambiar el sistema y para usar mejor los fondos”, al referirse a las acciones que emprendió el Ministerio Público, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala–Cicig- y el Ministerio de Gobernación, en contra de funcionarios del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social –IGSS-, entre otros casos.

Otto Becker, tesorero de la Junta Directiva de CIG, consultó sobre cómo mejorar la imagen del país en el ámbito internacional y lograr atraer inversión: “Como sector empresarial, se ha promovido la inversión seria y estable, pero aunque nos esforcemos por hablar de las cosas que se hacen bien: ¿cómo nos sugiere trabajar para mejorar la imagen?”, puntualizó.

El diplomático norteamericano, basado en su experiencia, dijo que en lugar de convencer a los empresarios extranjeros, es preciso que el sistema de justicia y los entes fiscalizadores del país busquen maneras de crear un sistema más seguro para las inversiones.

Resaltó que los problemas que persisten en Guatemala son la falta de educación y la dificultad del acceso de salud, en algunas partes del país. “Pienso que mejorará el país, pero tenemos que invitar a todos, a ser parte de la respuesta”, dijo Robinson. Bernardo Roehrs, del Centro de Responsabilidad Social Empresarial –Centrarse-, invitó a todos los empresarios a que conozcan las herramientas para tener mejores diálogos y mejores resultados. “Todos los empresarios tenemos un rol importante”, dijo.

El Plan fue presentado en Washington, Estados Unidos con el propósito de reducir la migración. Incluye cuatro ejes: dinamizar al sector productivo, mejorar la seguridad ciudadana, el acceso a la justicia y el fortalecimiento de instituciones para aumentar la confianza de la población en el Estado.

La ayuda asciende a US$1 millardo anual por cinco años. Actualmente, el congreso estadounidense conoce la propuesta realizada y debe aprobarla para continuar con el trámite.

El ejemplo de Colombia

El embajador de Colombia en Guatemala, Carlos Manuel Pullido Collazos, explicó que en 1998 ese país tenía una inflación de 34% y el desempleo alcanzaba el 22%. “El país era un estado fallido”, comentó.

“Buscamos colaboración y supimos aprovechar el Plan Colombia. Por cada dólar que EE. UU aportó, Colombia puso 14 dólares. Se fortalecieron las instituciones del país”, dijo Pullido.

Enfatizó: “hicimos ajustes en el sistema de recaudo. Tenemos mil problemas, pero hay que levantarse todos los días trabajar honestamente, tenemos fuerza para perseguir la corrupción. Guatemala está en un “trancón”, pero los caminos, las leyes y la institucionalidad, están ahí”.

Colombia le apostó al Plan Colombia y para el 2014 la inflación bajó a 3.66% y el desempleo, a 9.1%.