Innovación y desafíos globales: el rol de la industria de alimentos y bebidas

La innovación se define de muchas formas, pero en pocas palabras son ideas, métodos, sistemas y tecnologías que se materializan en productos y servicios con valor agregado.

En la industria de alimentos y bebidas, la innovación va desde las etapas de diseño y desarrollo, hasta el procesamiento, la forma de producir, de empacar y de consumir. Si bien, la innovación parte de la motivación de mantenerse relevante en el mercado y atender a la demanda de los consumidores, también destaca la parte social: la contribución a los desafíos globales, como la transformación de los sistemas alimentarios para hacerlos más sostenibles.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) define un sistema alimentario sostenible como “aquel que garantiza la seguridad alimentaria y la nutrición de todas las personas, de tal forma que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de estas para las futuras generaciones”.

El aseguramiento de la calidad e inocuidad de los alimentos y bebidas ha sido siempre prioridad para el sector productor y manufacturero”.

El aseguramiento de la calidad e inocuidad de los alimentos y bebidas ha sido siempre prioridad para el sector productor y manufacturero y, tras la pandemia de COVID-19, surge una mayor necesidad de mantener el control de tales características. La inteligencia artificial (IA), big data, sistemas de trazabilidad por códigos de barra y códigos QR, entre otros, que permiten recoger y analizar datos en tiempo real para garantizar alimentos seguros que cumplan con altos estándares cualitativos, son ejemplos de cómo la innovación se pone al servicio de los actores de la cadena alimentaria, velando por su bienestar.

Además, la contribución a la nutrición de las personas ha inspirado modelos de innovación en cuanto a la fortificación de alimentos, por medio de procesos como la encapsulación de nutrientes, tales como el hierro, mineral cuya deficiencia da lugar a un gran problema de salud pública: la anemia, la cual afecta al 40% de las embarazadas y al 42% de los niños menores de 5 años en todo el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este es solo uno de los múltiples usos de este proceso innovador, además, tiene la función de preservar alimentos, permitiendo que sean inocuos por más tiempo, lo que contribuye a la reducción del desperdicio de alimentos.

El “Índice de desperdicio de alimentos” del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) reportó que en 2019 se desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos, en su mayoría frutas, verduras y hortalizas.

En 2019 se desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos, en su mayoría frutas, verduras y hortalizas”.

En la actualidad, los empaques de alimentos y bebidas cumplen con las funciones para los que fueron diseñados: contener, conservar, identificar, proteger y transportar al alimento, pero de manera más innovadora, la tecnología de empaques ha hecho posible una nueva generación de empaques: los empaques inteligentes, los cuales detectan alteraciones químicas o biológicas en los alimentos, lo que permite conocer el estado de los mismos. Por ejemplo, para las frutas y verduras, las cuales son sensibles a la exposición de oxígeno, este tipo de empaque provee de una atmósfera idónea que promueve una mejor conservación del alimento.

Por otra parte, están los empaques activos, los cuales interaccionan con el alimento; además de conservarlo, mantienen las características, como color, textura y, en el caso de las frutas, las protege de la luz ultravioleta, incluso pueden inhibir el crecimiento de microorganismos.

Los desafíos globales, como la transformación de sistemas alimentarios necesitan acciones diversas, a todos los niveles, por parte de los actores de la cadena alimentaria. Asimismo, la innovación es una herramienta para contribuir al abordaje de tales desafíos.

Por: Cristina Aguilar | Asesora en Asuntos Científicos y Nutricionales de la Gremial de Alimentos y Bebidas (GREMAB)


Fuente: