Cumplimiento laboral

Cumplir con la legislación laboral conlleva beneficios empresariales.

En las relaciones laborales, las partes –trabajador y empleador– están sujetas al cumplimiento de determinadas obligaciones legales para mantenerse dentro del marco jurídico vigente.

Para el manejo apropiado de la administración de personal, la parte empleadora debe conocer la normativa legal vigente en Guatemala, la cual impone una serie de obligaciones, siendo necesario acotar que la misma no se circunscribe solamente al Código de Trabajo, pues se debe tomar en cuenta la Constitución Política de la República de Guatemala y las demás leyes en materia laboral, tales como la Ley de Bonificación Anual para Trabajadores del Sector Privado y Público, y la Ley Reguladora de la Prestación del Aguinaldo, entre otras. También los Reglamentos de la materia emitidos por el Ejecutivo y convenios internacionales ratificados por Guatemala sobre materia laboral, emanados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo tripartito del que Guatemala es miembro.

Asimismo, se debe cumplir con las leyes y reglamentos vigentes en materia de previsión social que derivan en una serie de obligaciones ante el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

A nivel interno, las empresas tienen la facultad legal de emitir diferentes disposiciones o normativas que les permitan regular adecuadamente los temas laborales, tales como el contrato individual de trabajo; el reglamento interior de trabajo debidamente aprobado y actualizado por la Inspección General de Trabajo; políticas laborales sobre diferentes situaciones que se presentan con el personal, sin dejar de incluir todo lo derivado del Reglamento de Salud y Seguridad Ocupacional y otras disposiciones sobre la materia; y aquellos que se deciden de forma voluntaria, como códigos de ética, de conducta o de valores, que regulan temas relacionados con el personal.

Las empresas tienen la facultad legal de emitir diferentes disposiciones o normativas que les permitan regular adecuadamente los temas laborales”.

Es importante señalar que las empresas deben tener presente, en la aplicabilidad práctica de las disposiciones legales y reglamentarias, la jurisprudencia emanada de la Corte de Constitucionalidad (CC) en materia laboral, la cual ha sido abundante en los últimos tiempos y que por esa vía se interpreta y orienta el sentido de la legislación en diversos temas de manejo cotidiano. Si no se conoce este tipo de resoluciones del tribunal constitucional, es muy probable que se aplique inadecuadamente la normativa en un caso concreto.

Como consecuencia de lo anterior, es de suma importancia que las empresas realicen un procedimiento de revisión, análisis y generación de información con el objeto de evaluar el estado de las relaciones laborales y de determinar el cumplimiento de la ley laboral para optimizar la documentación y procedimientos internos que utiliza, adecuando estos aspectos a la legislación laboral vigente y realizando las correcciones pertinentes.

Cada día se hace más exigente el cumplimiento laboral, no solo porque la ley lo exige, sino porque en el mundo de los negocios, los clientes o proveedores, pueden solicitar que la empresa cumpla con todas sus obligaciones legales en esta materia. De lo contrario, puede conllevar la pérdida de un negocio.

No cumplir al cien por ciento con la normativa laboral, puede traer consecuencias financieras importantes para la empresa porque la Inspección General de Trabajo puede imponer sanciones económicas significativas, además de incluir al empleador infractor en el Registro de Faltas Laborales.

A nivel legal, es recomendable que las empresas estén al día en temas de cumplimiento laboral”.

Esto, sin lugar a dudas, puede perjudicar la reputación empresarial, no solo ante clientes, proveedores y la sociedad en general, sino ante sus propios trabajadores o cualquier consumidor, quienes cada día están más vigilantes del actuar de sus proveedores.

Muchas empresas han decidido mantener, en su estructura interna, un oficial de cumplimiento que tenga la función preventiva y la gestión de riesgo en la empresa, vinculados en relación con eventuales cumplimientos normativos en cada una de sus actividades diarias.

A nivel legal, es recomendable que las empresas estén al día en temas de cumplimiento laboral con la finalidad de evitar contingencias futuras que afecten el patrimonio y su prestigio comercial.

Finalmente, es recomendable revisar si la legislación laboral que estamos aplicando a nivel interno de la empresa se encuentra vigente y si los instrumentos, documentos, reglamentos y cualquier otra disposición emanada de la empresa está actualizada, a efecto de que se pueda aplicar correctamente en el manejo de las relaciones laborales.

Por: Augusto Valenzuela | Abogado especialista en Derecho Laboral