I&N EspecialesEmpoderar a las mujeres para alcanzar un mundo más equitativo

Los ODS, subrayan el empoderamiento de la mujer como un factor sumamente importante, en sí y por sí mismo.

Colaboración especial: Karen Chinchilla
Directora ejecutiva
Red Guatemala del Pacto Global
direccionejecutiva@pactoglobal.com.gt

Este 8 de marzo se conmemora nuevamente el Día Internacional de la Mujer. Mientras, a nivel global aún hay una enorme brecha por cerrar, pues gran porcentaje de mujeres y niñas, a nivel mundial, no disfrutan plenamente de la igualdad de derechos y su potencial como agentes de cambio económico y social sigue sin explotarse.  

La igualdad de género es un derecho humano fundamental. Sin embargo, las mujeres aún están subrepresentadas en los roles de poder y toma de decisiones; además son afectadas por notorias desventajas y, continúan expuestas y siendo objeto de diferentes tipos de abusos. 

La igualdad de género es un pilar necesario para un mundo pacífico, próspero y sostenible. Empoderar a las mujeres y a las niñas ayuda a expandir el crecimiento económico y a constituir sociedades más estables y justas. Siendo esta, una causa fundamental para la salud y el desarrollo social de familias, comunidades y naciones; y, por lo tanto, de beneficio de todos

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), subrayan el empoderamiento de la mujer como un factor sumamente importante, en sí y por sí mismo; alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres es relevante para abordar una amplia gama de desafíos globales.

Sin embargo, al ritmo actual de progreso, se necesitarán más de 10 generaciones para cerrar la brecha económica de género. Y ante esta situación, las empresas son un actor clave cuya contribución y actuación es imprescindible para acelerar el ritmo del cambio.

En palabras de la vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, “el Sector Privado puede generar innovación y financiamiento para contribuir a cerrar las brechas en el mundo laboral y al mismo tiempo promover los ODS. Esto ayudará a las mujeres, familias y comunidades, y directamente tendrá un impacto positivo en el balance final de los negocios”. 

Invertir en las mujeres

contribuye a aumentar la productividad

Paralelamente, se ha demostrado que las empresas que se centran en el empoderamiento de las mujeres experimentan un mayor éxito empresarial. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), por ejemplo, publicó en 2019 el segundo informe Las mujeres en la gestión empresarial: argumentos para un cambio, que expone los resultados de encuestas realizadas a casi 13 mil empresas de 70 países. 

Dentro de los principales hallazgos se encuentran: que más del 57% de las empresas encuestadas han percibido mejoras en el rendimiento económico; así como un aumento de los beneficios de entre el 5% y el 20%, en el 75% de las organizaciones que han promovido la presencia de mujeres en cargos directivos. Y consigo, claro está, ha habido una mejora reputacional sustancial. 

Es decir que, invertir en las mujeres y las niñas, contribuye a generar aumentos en la productividad, la eficacia organizacional, el retorno de la inversión y una mayor satisfacción del consumidor.

Un número creciente de líderes empresariales reconoce la importancia de las mujeres como líderes, consumidoras, emprendedoras, trabajadoras y cuidadoras. De dicha cuenta, se están adaptando políticas, programas e iniciativas para crear entornos en los que las mujeres y las niñas prosperen.

Un compromiso del Pacto Global de la ONU

Desde el Pacto Global de las Naciones Unidas, estamos convencidos que las empresas tienen un rol vital para apoyar los derechos de la mujer. Las empresas adheridas a nuestra organización llevan a la práctica este rol en dos esferas:

Hacia afuera, promoviendo la creación de modelos comerciales inclusivos,

Y a lo interno de sus operaciones, invirtiendo en programas de empoderamiento económico de las mujeres y promoviendo políticas de igualdad de género. 

Con el ánimo de acelerar los avances en esta tarea pendiente, el Pacto Global, en alianza con otras entidades internacionales, ha desarrollado una serie de herramientas y mecanismos para que las organizaciones se apropien de este tema y logren hacerlo parte de su ADN. 

El más reciente, es el programa Taget Gender Equality (TGE), un acelerador desde el cual se promueve la igualdad de género. Para 2018, las mujeres ocupaban aproximadamente el 17% de todos los puestos en los gobiernos corporativos en todo el mundo y el 20% de las empresas Fortune Global 200 contaban con directorios compuestos exclusivamente por hombres. 

Por ello, a través de TGE se busca apoyar a las empresas para que logren establecer y alcanzar objetivos corporativos ambiciosos para la representación y el liderazgo de las mujeres, comenzando por la alta dirección. ¿Cómo? A través del análisis de desempeño facilitado por el Gender Gap Analysis Tool (GAT), talleres de desarrollo de capacidades, aprendizaje entre pares y el diálogo de múltiples partes interesadas a nivel de país. 

Este programa se apoya justamente de otra herramienta relevante, desarrollada en conjunto con ONU Mujeres: Los Principios de Empoderamiento Económico de la Mujer (WEPs por sus siglas en inglés). Al adherirse a los 7 principios, las empresas se comprometen a implementar mejores prácticas con enfoque de género, a través del fortalecimiento de políticas corporativas de igualdad entre hombres y mujeres, que se traduzcan en acciones concretas y medibles. 

Aunado a estas dos plataformas, el Pacto Global trabaja incansablemente en la formación de capacidad y en la sensibilización para que cada vez más empresas se sumen a esta labor. Y así buscar la consecución del ODS 5, que exige la representación, participación y liderazgo equitativo de las mujeres a nivel mundial. 

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin