OpiniónGerencia con liderazgo

Gestionando… el miedo

German Retana
Ph.D. cosultor de empresas

Un desequilibrio inesperado detona emociones, máxime cuando la amenaza que lo provoca es real. ¿Quién no experimenta el miedo a perder el control de los resultados en una empresa o de la gestión integral de su vida en el contexto de una pandemia?

La respuesta puede ser racional, irracional, distorsionada y hasta exagerada. ¿Cuáles son las expresiones en tal caso?

Expresiones típicas del miedo. ¿me enfermaré? ¿y si contagio a mi familia? ¿qué pasará con mi trabajo? ¿sobrevivirá la empresa? ¿me quedaré sin dinero? ¿podré atender mis deudas y responsabilidades? ¿seré capaz de reinventarme? ¿y si esto se prolonga demasiado? ¿qué sería lo peor que podría pasarme?  ¿qué hacer si…?

Expertos en psicología coinciden en que hay dos respuestas características: las funcionales o las disfuncionales. La tarea personal y de la empresa es tomar conciencia de estas y decidir.

Respuestas disfuncionales. El consumo de información inexacta acrecienta la confusión, los pensamientos negativos recurrentes, la figuración de escenarios fatalistas. La sensación de impotencia para lidiar con las amenazas desequilibrantes paraliza, se esperan soluciones mágicas; al ignorar la realidad, se irrespeta la solidaridad sanitaria.

¿Y en la empresa? El aislamiento de los líderes alimenta la zozobra, las decisiones irreflexivas y sin apego a valores. Se desincentiva la innovación, hay un desbalance entre la evaluación de la capacidad real de respuesta y la magnitud del riesgo… se afecta al cliente y más.

Respuestas funcionales. Se consulta información confiable, se despliegan iniciativas que mitiguen los efectos de la pandemia, la incertidumbre se aborda con amigos y colegas sin ser monotemáticos. Recrearse en casa e idear proyectos creativos abona a la salud mental.

¿En la empresa? Se monitorean tendencias, se recurre al big data y a la protección de recursos ante la profundización de la crisis. Con apoyo psicológico y salario emocional se cuida a la persona de manera ética. El empoderamiento afianza la seguridad y se suman alianzas sinérgicas externas.

Una pandemia globaliza el miedo y la fragilidad humana. Este se agudiza al coexistir con la pobreza, la corrupción, la ignorancia y la manipulación. El miedo engaña y distrae; pero, bien entendido, es un mecanismo de defensa: ¡ay del conejo que no tema al cazador! Entre los antídotos eficaces están la esperanza, confianza, preparación y el trabajo arduo. Lo advertía W. Shakespeare: “Nuestras dudas nos traicionan y nos hacen perder el bien que podríamos obtener si no temiéramos hacer el intento”.

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin