NOV-2016 Responsabilidad Social

La alfabetizaciónes mucho más que saber leer y escribir

 

Es transformar las expectativas y oportunidades de jóvenes que necesitan ser empoderados para tener acceso a un futuro más prometedor.

Hace 50 años, la Unesco proclamó el 8 de septiembre como Día Internacional de la Alfabetización, con el objetivo de fomentar la alfabetización como medio para empoderar a las personas y sus comunidades. Por ejemplo, en Afganistán, la señora Aziza se vio obligada a asumir la manutención de su familia cuando descubrió que su nuevo marido era adicto a la heroína. Madre de dos hijos afirmó: “Tuve un casamiento arreglado por mis padres. Estos no sabían que mi futuro marido era un heroinómano. El resultado de esto fue que pasé muchos días y muchas noches difíciles”. Había asistido a la escuela primaria, pero la falta de recursos de la familia hizo que tuviera que abandonar los estudios. Cuando comprendió que tendría que mantener a su familia, se inscribió en el programa Fomento de la Alfabetización y solicitó una plaza de agente de policía, de lo que vive ahora.

En Guatemala, Ana Rebeca Batzín es una joven de Santiago Sacatepéquez, quien junto a sus hermanas asiste a un grupo de alfabetización en Santiago Sacatepéquez. Nos contó que perdió recientemente a sus dos padres. Al principio debió ocultar el hecho de que estaba estudiando porque no contaba con permiso para ello. Después de la partida de su mamá, su padre accedió a darle el permiso que necesitaba. Su hermana Odilia es una joven madre de dos niños, quien desafortunadamente enviudó y ahora se procura una educación para acceder a mejores oportunidades de trabajo para sostener a sus hijos. Con el programa ABCero Analfabetismo de Fundación Ramiro Castillo Love ambas tienen la oportunidad de completar sus estudios de nivel primario, aprender computación y de desarrollar proyectos productivos.

Olga Esperanza García es alfabetizadora en aldea Xequemeyá, Momostenango. Atiende a un grupo mujeres jóvenes en el programa de alfabetización Me Educo, también de la Fundación. Ahora tienen la oportunidad de alfabetizarse. Sabemos que no solo aprenderán a leer sino serán madres de familia letradas que velarán porque sus hijos también aprendan.

Por ejemplos como estos afirmamos que la alfabetización es mucho más que aprender a leer y escribir, es transformar las expectativas y oportunidades de jóvenes que necesitan ser empoderados para tener acceso a un futuro más prometedor.

Ayúdenos a alfabetizar a apadrinando la alfabetización de un guatemalteco en el área rural por solo Q350 al año.

¡Porque la alfabetización cambiará mi futuro y el de mi país!