Oct-10 “El monopolio por sí mismo no es un problema pero sí es un problema el abuso que se comete”.

Industria y Negocios

¿Cuáles son las prioridades inmediatas de su gestión?

Tenemos varias áreas prioritarias pero en la parte comercial lo más importante es el Acuerdo de Asociación con la Unión Aduanera; estamos en la fase de revisión legal de los textos, luego vendrá la suscripción y, posteriormente, será enviado al Congreso de la República para su ratificación, que esperamos sea en 2011. El interés de las partes es darle vigencia a este Acuerdo en 2012.

La Unión Europea exige a la región avances concretos en la integración del área y ha puesto como requisito alcanzar la integración aduanera. ¿Qué barreras hay que superar para conseguirla?

Hay cronogramas de trabajo en diferentes áreas. La unión aduanera es un compromiso que la región asumió aunque no esperaremos a que el Acuerdo cobre vigencia y estamos trabajando en el Consejo de Ministros de Economía de Centroamérica (Comieco) para que la unión de las aduanas sea una realidad y no esperar hasta la ratificación del Acuerdo de Asociación.

La región también debe homologar algunas leyes y aprobar otras. ¿En el caso de Guatemala, cuáles son las más relevantes?

Hay un compromiso para regular la promoción de la competencia en los mercados. El compromiso para la región es equiparar las leyes nacionales, contar con una legislación estándar para que el inversionista europeo no encuentre diferencias entre uno y otro país. Guatemala es el único país del istmo que no tiene una ley de competencia y, por lo tanto, tenemos menos tiempo para equipararnos al resto. Por el momento planificamos el inicio de una fase de análisis, de diagnóstico y de revisión de experiencias de otros países para contar con insumos concretos para la discusión de una propuesta de ley en este campo. El compromiso de Guatemala es contar con una normativa de esta naturaleza en el tercer año del Acuerdo de Asociación, mientras que los seis países tenemos que tener una ley equiparada o estándar, en el sexto año.

¿Cuáles son los puntos básicos que se quieren normar con una Ley de Competencia? ¿Sería una ley antimonopolios?

Lo que se busca es imponer límites para evitar abusos en los mercados. El monopolio por sí mismo no es un problema pero sí es un problema el abuso que se comete de la posición que se ocupa. Sin embargo eso no es exclusivo de los monopolios; empresas con una mejor posición dominante en el mercado igualmente pueden cometer abusos, de tal cuenta que no estamos pensando en una ley anti monopolio porque no es el único caso en el que se presentan arbitrariedades. De hecho, en los países desarrollados, donde se pretende combatir el monopolio, hemos visto que hay circunstancias que, por razones casi naturales, es imposible evitarlos.

¿Esta ley integraría a la Di­rección de Atención y Asistencia del Consumidor, Diaco, o sería una normativa paralela?

Sería complementaria. En el caso de la Diaco, lo que buscamos es fortalecerla por medio de la creación de la Procuraduría de los derechos del consumidor. Esto permitiría darle a esta Dirección mayor capacidad técnica.

Pasando al tema de atracción de inversiones, vemos que el país sigue muy rezagado. ¿Qué proyectos nuevos de inversiones se vislumbran?

Realmente donde más se ha avanzado en el tema de la atracción de inversiones es en la generación de energía; se han aprobado proyectos importantes como el de carbón en Escuintla y otras hidroeléctricas, siendo la más importante la de Xacbal.

Pero el potencial hídrico del país es enorme pero los enfrentamientos con las comunidades ahuyentan la inversión. ¿Cómo lograr acuerdos en esta parte y tener un camino más expedito para el inversionista?

Como país nos falta lograr algunos acuerdos básicos sobre qué esperamos contar como opciones en la parte energético. Se ha mencionado que el petróleo podría ser una fuente de desarrollo, o la minería, pero lo que falta son acuerdos básicos para evitar conflictos sociales. Es imposible atraer inversiones importantes en estas áreas en tanto no alcancemos acuerdos entre los distintos sectores. Hemos conversado con el Comisionado presidencial para la competitividad sobre este tema y él ha iniciado acercamientos para ir viendo cómo llegar a acuerdos que faciliten la llegada de inversiones a estos sectores en los que Guatemala tiene algún potencial. Mientras no superemos esas diferencias no vemos factible que puedan materializarse.

Hay otras áreas como los “contact center” pero parece que el personal bilingüe ya se agotó…

Efectivamente, aquí es fundamental la formación de más recurso humano. En “contact center” hemos visto que alcanzamos cierto auge pero llegamos a un nivel de estancamiento precisamente porque no tenemos más mano de obra calificada. Como país tenemos una limitante estructural que es la insuficiencia de recurso humano calificado y ahí tenemos un gran reto en el mediano plazo, pero mientras no superemos esa dificultad será difícil pensar en atraer inversiones que requieran mano de obra especializada, no la tenemos. Hoy, los “contact center” se están compitiendo entre ellos por el recurso humano.

Por último, ¿la agenda de tratados comerciales bilaterales está cerrada?

Con Canadá se han retomado las negociaciones de un tratado de libre comercio pero no hay plazos definidos; no es una prioridad. Con Ecuador estudiamos la posibilidad de firmar un acuerdo de alcance parcial.

El ministro de Economía, Erick Coyoy, promueve una ley de competencia del mercado. También hace un análisis de la agenda comercial y las dificultades que el país afronta para atraer inversiones.

En el sector energético (hidráulico), Coyoy explica que se necesitan consensos sociales para atraer inversiones.