En Portada – Generación térmica, energía que garantiza el desarrollo

Generación térmica, energía que garantiza el desarrollo

Los generadores termoeléctricos son fundamentales para el desarrollo del país, que garantizan, con precios competitivos, el suministro de la energía las 24 horas de los 365 días del año, siendo la base de la matriz energética.
Guatemala cuenta con una matriz energética balanceada, lo que le permite ofrecer al mercado precios competitivos con una alta confiabilidad. La generación termoeléctrica es un componente importante de esta matriz, ya que aporta estabilidad al sistema.

Hay plantas termoeléctricas que forman parte de la generación base del sistema, aportando energía barata y confiable independiente de la época del año; mientras otras aportan la energía y potencia para las reservas del sistema o brindan la energía necesaria para cubrir una demanda extraordinaria o un déficit en el suministro en forma confiable y económica.

En Guatemala, las plantas de generación termoeléctrica tienen una capacidad instalada, según el Ministerio de Energía y Minas, de 1,547 megavatios (MW) de potencia, lo que representa alrededor del 37% de la matriz energética. Contar con el suministro de energía  garantizado le permite a un país operar sin interrupciones y proveer los servicios más importantes para la población.

Dada la importancia de la generación termoeléctrica para el país, las principales centrales generadoras decidieron adherirse a Cámara de Industria de Guatemala y fundar la Gremial de Generadores Termoeléctricos (GGT). Esta se compone por: Central Agro Industrial Guatemalteca, S.A., Energía del Caribe, S.A, Energías San José, S.A, Generadora Eléctrica del Norte Ltda., Generadora Costa Sur ESI, S.A, Jaguar Energy Guatemala LLC, Orazul Energy Guatemala y Cía. S.C.A., Puerto Quetzal Power Corp LLC y Luz y Fuerza Eléctrica de Guatemala, Ltda. En conjunto, estas empresas tienen 14 plantas que generan 1,377.50 MW.

En los últimos años el sector de generación termoeléctrica ha tenido una evolución importante y es una industria que se consolida con nuevos proyectos que aportan al desarrollo de Guatemala. Su importancia recae en el abastecimiento de la creciente demanda por energía y su rol en la sostenibilidad de costos competitivos.

Actualmente, el gremio termoeléctrico cuenta con capacidad instalada en exceso para garantizar el suministro eléctrico de Guatemala, incluso ante condiciones de sequía que afectan seriamente a otros países del área. Las 28 plantas termoeléctricas que hay en el país aportan confiabilidad al suministro eléctrico, contribuyendo a que Guatemala no experimente apagones o racionamientos de energía como otros países del área, los vividos a finales de los años ochenta y al principio de los noventa.

Los generadores termoeléctricos constituyen una industria responsable que cumplen con altos estándares de desempeño y estrictas normas ambientales y de seguridad, nacionales e internacionales. Las generadoras que integran la Gremial de Generadores Termoeléctricos trabajan en todas sus líneas con altos estándares de calidad y a través de programas de responsabilidad social que contribuyen a promover el desarrollo de las comunidades en sus áreas de influencia.

Los programas de apoyo comunitario abarcan desde reforestación y educación, hasta espacios de atención en salud, lo que se traduce en mejoras a la calidad de vida de las personas. Asimismo, contribuyen permanentemente en el desarrollo económico con 989 empleos directos y más de 3,000 indirectos. Un gran número de colaboradores que trabaja en las plantas pertenece a comunidades cercanas, lo cual es de gran beneficio para el desarrollo local.

GGT surge como un compromiso por parte de los grandes generadores térmicos para unir al gremio y enfocar sus esfuerzos hacia objetivos comunes que beneficien a los guatemaltecos.

El desarrollo de un país está fuertemente ligado a su capacidad de producir y garantizar la energía eléctrica.

Es por ello que los generadores térmicos son un pilar del desarrollo, permitiendo que en Guatemala se pueda apostar al crecimiento económico y social de sus habitantes.