EmprendimientoÉtica Empresarial – Las emociones en la empresa familiar

Las emociones en la empresa familiar

Como resultado de la combinación de situaciones que los familiares han compartido durante la historia de su relación – que en el caso de la mayoría de hermanos equivale a toda su vida hasta adultos – , los miembros de la familia albergan entre ellos sentimientos intensos y simultáneos, tanto positivos como negativos. Es decir, tienen sentimientos encontrados de unos hacia otros.

Teniendo entonces en cuenta el potencial de amor y odio entre miembros de una misma familia, no es sorprendente que las emociones entre familiares suelan emerger con más facilidad que entre individuos sin vínculos familiares. Esto explica en muchos casos por que es más fácil para un familiar comunicarse y conversar con alguien que no sea su familiar.

A causa de la carga emocional de su relación, los familiares que trabajan y hacen negocios juntos pueden tener dificultades para interpretar las acciones y palabras del otro con  objetividad. La comunicación suele, pues, interpretarse a menudo en términos de lo que significa en el contexto familiar y puede generar la misma respuesta que produjo en una etapa anterior de sus vidas.

No todas las emociones entre familiares se expresan abiertamente. De hecho, suelen haber prohibiciones psicológicas estrictas en contra de los conflictos abiertos entre miembros de la familia. Cuando una emoción (amor u odio) pasa del plano inconsciente al plano consciente, el miembro de la familia puede decidir si quiere expresar el sentimiento o reprimirlo. En la vertiente positiva, la expresión de amor suele generar una motivación inusual, cimentar la lealtad y aumentar la confianza entre familiares. La prohibición dellevar los conflictos personales a la esfera pública, puede ser una norma tácita entre miembros de la familia que elimina situaciones conflictivas embarazosas. Esto, a su vez, puede dar tranquilidad a los miembros de la familia, lo que puede ayudar a las relaciones laborales y de negocios. Pero podría ser solo lo que en CGL denominamos “la ilusión de la ausencia de conflictos”, pues en el fondo, esas diferencias de puntos de vista, si no se expresan, van quedando dentro del familiar y generalmente el resultado a mediano o largo plazo es más destructivo, tanto para la persona que lo genera como para la relación con el otro.

Los sentimientos fuertes de odio o resentimiento, y el sentimiento agregado de culpabilidad pueden complicar mucho las relaciones familiares en el campo empresarial. La no aceptación de sentimientos negativos puede impedir que se dialogue sobre diferencias de opinión, y llegar a expresiones secretas de hostilidad como socavar la confianza del otro, negar apoyo de cualquier tipo, evitar al otro en cuestiones familiares delicadas, o dar órdenes contradictorias en la empresa. La expresión de los sentimientos negativos de un familiar hacia otro puede perjudicar la relación laboral y familiar, y trastornar enormemente la gestión y el gobierno de la empresa.

¿Cúan hábiles son tus familiares en el manejo de las emociones?

El contenido de Industria&Negocios no necesariamente representa la opinión de Cámara de Industria de Guatemala; cada artículo es responsabilidad de sus autores.

Cámara de Industria de Guatemala
Ruta 6, 9-21 Zona 4, Nivel 12
PBX: (502) 2380-9000
Correo electrónico: info@industriaguate.com

facebook linkedin