Feb-11 Se mantiene el pesimismo entre empresarios según la Séptima Encuestra Industrial

La inseguridad sigue siendo el principal problema que aqueja al sector privado nacional

El optimismo no se ve por ningún lado entre el sector empresarial guatemalteco. Según la Séptima Encuesta Industrial, que incluyó a empresas socias de Cámara de Industria de Guatemala (CIG), la percepción sigue siendo muy apática. En general, la perspectiva hacia los próximos seis meses siempre ha sido más pesimista que cuando se refiere a la propia empresa. Sin embargo, aunque el sentir muestra una perspectiva cercana a un escenario estable, en ambos casos la tendencia se sesga más hacia respuestas pesimistas.

Esta percepción, probablemente, está muy influenciada por el ciclo político que inicia en 2011, más que por los fundamentos propios de la economía del país. Estas tendencias se repiten en las expectativas de otras variables macroeconómicas. En las respuestas recibidas, aunque en unas, un poco más que otras, se observó un cambio en la expectativa hacia mayor inflación, depreciación del tipo de cambio y aumentos en el costo del crédito (tasas de interés bancarias).

Respecto del desempeño de las empresas industriales, a la par de la recuperación económica se ha observado un sistemático aumento en las ventas de las mismas. De igual manera la producción, aunque durante el último semestre ha mostrado una ligera tendencia hacia la estabilización, durante el último año la tendencia ha estado ligeramente inclinada hacia una mejora.

Por su lado, los inventarios han sido muy estables, aunque con una ligera disminución durante la última encuesta. Sin embargo, en estos momentos, esto también puede significar que las ventas están creciendo más aceleradamente que la producción. Las cuentas por cobrar también mostraron una ligera disminución respecto a su último valor.

Otro tema importante es la percepción que los industriales tienen sobre los principales problemas que les afectan. Es interesante observar cómo la actividad económica ha ido reduciendo su importancia y, más bien, es el ambiente de inseguridad, por mucho, el principal problema que les afecta. Asimismo, debe notarse el impacto que, tanto el costo de la energía eléctrica como el precio de los combustibles están deteniendo en el desempeño de las empresas; ambos han subido.